Sano en varios rubros

Boca volvió a ganar y quedó a un punto de la clasificación a octavos. Con gol de Salvio, el Xeneize demuestra que la chapa de campeón sigue vigente a pesar del parate.

Un empate contra el ex cuadro de Ramón Díaz, este martes en la Bombonera, confirmará la clasificación a octavos de final. Desde 2000, Boca siempre llegó a esa instancia. Es otro de los indicadores de sus altos niveles de competitividad durante ya más de dos décadas. También hay que retroceder hasta aquel año para encontrar un registro anotador como el de Eduardo Salvio en la actual fase de grupos. Toto, ausente en el debut ante Caracas, lleva cinco goles en tres partidos. Igualó así la marca del Chango Moreno, quien anotó la misma cantidad en un solo encuentro. Cuentan que Carlos Bianchi, el día después del recordado 6-1 a Blooming, apartó al santiagueño -acosado por los periodistas- y le dijo: «Alfredo, mire que yo metí cinco en un partido mucho antes que usted y no me hicieron tantas notas».

El equipo prolongó su marcha triunfal de 2020 (12 victorias y dos empates en 14 presentaciones) con una actuación correcta, medida y seria en Colombia, donde no sumaba de a tres justamente desde los tiempos del Virrey. Es temprano para intentar proyecciones sobre las instancias decisivas del torneo, pero resulta evidente que las delegaciones argentinas han lucido en buena forma tras el semestre de receso. Físicamente dan la sensación de no sentir la inactividad. Durante la semana que concluye hubo cuatro éxitos compatriotas y Tigre, el único no vencedor, dispuso de un penal en el último minuto para ganar. Recordemos que Tigre está en la B Nacional, que no es lo mismo que Binacional aunque suene parecido.

Suscribite al Newsletter de MuyBoca haciendo click acá 

Fiel a sus principios, Miguel Russo repitió la formación de una semana antes en Paraguay. Algunas situaciones apuraron anoche los cambios. Con este esquema de cinco variantes, el banco largo de Boca puede establecer diferencias. El aire de Nicolás Capaldo oxigena a compañeros cansados y la visión de Edwin Cardona aclara los ataques. Todavía no hubo minutos para Mauro Zárate, un recurso en el mano a mano y la pelota quieta. Hasta aquí, además, han jugado los laterales suplentes (mejor Jara que Más).

El panorama es tranquilizador, después de los conflictos por la renovación de contratos, la exclusión de Villa y el anunciado tsunami provocado por contagios a gran escala. Boca no jugará como Bayern Munich ni recibirá elogios desmedidos desde los altavoces de la prensa. Aun así, lleva las cuentas al día, no vive de prestado y nunca hipoteca las esperanzas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El Maradona de Boca

En medio del dolor de todo un país, en MuyBoca recordamos al Diego en su faceta bostera, la que más nos gusta. Escribe Marcelo Guerrero.

Son todos de Boca: Federico Sacchi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca uno de los defensores más elegantes de la historia argentina: Federico Sacchi, ídolo de Racing.

Los suplentes en duda

Boca cayó por 2-1 ante Lanús en la Bombonera y expuso las diferencias entre sus titulares y suplentes. Se viene Inter por la Copa Libertadores y la fe sigue intacta.