Crisis desactivada

Boca cerró su clasificación a octavos de final, una constante de los últimos 20 años, y dejó atrás las preocupaciones por los seis meses de inactividad. El Xeneize generó juego y mereció el triunfo pero le queda como deuda suplir la falta de un goleador.

En su primera tapa del mes que termina, sin respeto por la originalidad ni temor a la redundancia, el diario Olé usó tipografía catástrofe para titular Bocaos. Crónica, siempre firme junto al conflicto, también hizo ruido desde la portada: Le explotó la burbuja. Popular -como si quisiera agradar a la platea, sobre todo San Martín y Belgrano- especulaba con que el único disponible para atajar era el junior Agustín Lastra. Algunos se comieron todos los amagues de la nueva crisis. Transcurrieron cuatro semanas desde aquellos pronósticos de hecatombe; Boca disputó tres partidos con Esteban Andrada en el arco, no le marcaron goles y el equipo, según norma del 2000 a la fecha, se clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Los impacientes preguntan hasta dónde se puede llegar. Boca estuvo entre los cuatro primeros las tres últimas veces que participó del torneo continental. Ciertamente es un piso alto. Existe una diferencia con respecto a ediciones anteriores. Por efecto de la pandemia y decisión del Consejo de Fútbol, como no había sucedido en más de una década, se mantuvo un plantel campeón. En cuanto los jugadores recuperen forma y ritmo de competencia, se supone que es una ventaja.

Si comparamos a la actual versión con exitosas formaciones coperas, se nota la carencia de gol en la mayoría de los integrantes del plantel. No vamos a caerle a Franco Soldano, que del asunto se ocupan copiosamente en las redes, pero es notorio que faltan jugadores capaces de anotar fácil y seguido. La evidencia le reabre las puertas a Ramón Ábila, pese a que sus recurrentes lesiones le quitan confiabilidad para afirmarse y vuelven incierta su aptitud para convertirse, allá arriba, en el primer defensor. No se debe descartar la opción de Walter Bou, quien en más de una oportunidad ha traído soluciones desde el banco. Por ahora hay más generación que definición, como vimos en Asunción, Medellín y Buenos Aires. El equipo, entonces, debe disimular la ausencia del goleador.

Tampoco es dramática la situación, salvo que nos contagie la circulación viral del pesimismo. Sabemos de sobra que para algunos medios, desde hace tiempo, los males de Boca no tienen remedio.

Comentarios

  1. NO PODEMOS DAR MÁS VENTAJAS :¿qué pasa si los socios e hinchas de BOCA juntamos 1- 2 – ó 3 millones de firmas para que dejen jugar a Villa y no lo juzguen culpable antes que la justicia? Si alguno sabe como hacerlo que dé ideas!!

  2. Excelente nota. Sinceramente no entiendo la razón de por qué semejante blindaje mediático a los primos y tanta cizaña con boca.
    Excelente decisión de la dirigencia respecto a Villa, totalmente coherente y además amparada en 224 y ccdtes de la.ley de contrato de trabajo 20744
    Es hermoso y nos apasiona. Pero apenas es futbol
    Saludos bosteros

Responder a LUIS VITALICIO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El Maradona de Boca

En medio del dolor de todo un país, en MuyBoca recordamos al Diego en su faceta bostera, la que más nos gusta. Escribe Marcelo Guerrero.

Son todos de Boca: Federico Sacchi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca uno de los defensores más elegantes de la historia argentina: Federico Sacchi, ídolo de Racing.

Los suplentes en duda

Boca cayó por 2-1 ante Lanús en la Bombonera y expuso las diferencias entre sus titulares y suplentes. Se viene Inter por la Copa Libertadores y la fe sigue intacta.