Son todos de Boca: Atilio García

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Esta vez es el turno de Atilio García, el mayor goleador de la historia de Nacional de Montevideo.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

Severino Varela -el Gallego de la boina, humilde repartidor de carne que cabeceaba como un toro- era la figura del Peñarol campeón 34, 35 y 36. Para romper esa hegemonía, Nacional necesitaba un goleador y su presidente, Atilio Narancio, cruzó a La Boca para buscarlo. La relación entre las dirigencias xeneize y tricolor es centenaria. Narancio conocía de las proezas de Delfín Benítez Cáceres, Francisco Varallo y Roberto Cherro. No se los iban a dar, por más amistad que hubiera. Apuntó entonces a uno de los suplentes del primer Big Three criollo: Francisco Provvidente, doble v, centreforward grandote con alto promedio anotador y primer reemplazo de Panchito. Su colega Camilo Cichero se lo negó. A cambio, para que no se volviera con las manos vacías, le ofreció una lista de delanteros. “Me llevo a este Atilio, debe ser bueno con ese nombre”, decidió el intuitivo Narancio. Fue el mayor acierto de su gestión: Atilio Ceferino García es aún hoy el mayor artillero del Bolso con 464 goles.

Identificado del otro lado del Río de la Plata como Bigote o Junín, la ciudad bonaerense donde nació en 1914, García fue uno de 15 hermanos. Empezó en el local Mariano Moreno y con apenas 16 años debutó profesionalmente en Platense. Él y Alfredo Santiago Gáspari, un potente wing de Chacarita, fueron las únicas incorporaciones de Boca en 1937. El equipo, de andar inconstante, podía demoler rivales si se iluminaba: venció 5-1 a Gimnasia, 7-0 a Argentinos, 7-1 a Racing, 6-1 a Lanús (García metió tres), 7-3 a Quilmes (hizo dos) y 8-0 a Tigre (sumó uno). Líder anotador, como de costumbre, fue Varallo: en 22 partidos clavó 22 dianas, sinónimo de época para no repetir la palabra goles.

Atilio desembarcó en Montevideo a comienzos de 1938 y entusiasmó, más a los hinchas que al técnico, con un doblete en la noche del estreno. Su performance ofensiva no bastó para impedir una nueva consagración manya, pero habría revancha. Entre 1939 y 1943, Nacional dominó la escena, conquistó los cinco títulos y anudó un rosario de alegrías ante el clásico adversario, incluido un lapidario 6-0. García fue máximo goleador en siete torneos consecutivos y alcanzó la insuperable cifra de 35 tantos en el tradicional derbi. Fernando Morena, emblema carbonero, llegó a 27 (El Potrillo Morena, como sabemos, también vistió en 1984 la azul y oro, porque son todos de Boca…).

En algún amistoso o en las copas internacionales de aquellos años, como la Aldao, García enfrentó a su último club en Argentina. Y no se privó de alguna hazaña. Eduardo Galeano exagera una en El gol de Atilio. Los datos erróneos del cuento no invalidan su belleza: “Estaba acostumbrado a los hachazos. Le daban con todo, sus piernas eran un mapa de cicatrices”, lo describió.

Por un desliz reglamentario que a la actual Conmebol seguramente no se le escaparía, el gran ídolo llegó a jugar en las selecciones de Argentina y Uruguay. Una estatua y una tribuna del Parque Central lo recuerdan. Falleció en 1973, a los 59 años. A un siglo de su nacimiento, en 2014, Nacional y Boca disputaron en el Estadio Centenario la Copa Atilio García (1-0, Jonathan Calleri a los 92 minutos).

Guapo, encarador, capaz de definir de cualquier manera, Atilio podría haber sido una figura cumbre en Boca. Lo fue en otro tricampeón mundial. Tampoco es para reprocharle a Camilo Cichero. El hombre hipotecó su casa de calle Olavarría para ayudar a construir la Bombonera. Mirá si alguien le va a cuestionar la impaciencia con un jugador…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El Maradona de Boca

En medio del dolor de todo un país, en MuyBoca recordamos al Diego en su faceta bostera, la que más nos gusta. Escribe Marcelo Guerrero.

Son todos de Boca: Federico Sacchi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca uno de los defensores más elegantes de la historia argentina: Federico Sacchi, ídolo de Racing.

Los suplentes en duda

Boca cayó por 2-1 ante Lanús en la Bombonera y expuso las diferencias entre sus titulares y suplentes. Se viene Inter por la Copa Libertadores y la fe sigue intacta.