Son todos de Boca: Antonio Mohamed

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. En la edicion de hoy recordaremos a Antonio Mohamed.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

El 2/9/2007, en la Bombonera, Boca le ganó 1-0 a Huracán, penal de Ledesma a la media hora del ST. El 19/9/2010, también en el Templo, venció 3-1 a Colón, hat-trick de un delantero (¿hace falta aclarar que fue Palermo?). El 4/9/2011, en Avellaneda, superó 1-0 a Independiente, gol de un defensor que terminó golpeado, con un ojo en compota y rechazando cada vez más lejos (sí, Schiavi). Además de que los tres partidos se disputaron el mismo mes y de que el equipo seguramente jugó mal, otra circunstancia conecta esas tres victorias: el técnico adversario renunció luego de las derrotas. Aunque tampoco sería algo infrecuente, en una plaza donde los DT cambian tan seguido como el precio de los tomates y las manzanas, la singular coincidencia es que el dimitente en todos los casos fue Mohamed.

Antonio Ricardo llamó la atención en Huracán desde joven, cuando pedía la pelota, encaraba y eludía patadas en las áridas canchas del ascenso argentino, mucho antes de que se convirtieran en campos dignos de ligas europeas. No solo sobresalía por pegada y gambeta, sino por look y atrevimiento. Había que animarse a finales de los 80 a ponerse una vincha policromática y calzas fluo. Por entonces, la diversidad no era un valor tan respetado en los suburbios bonaerenses.

Entre algunas de las razones que esgrime su gente para reivindicar la condición de Sexto Grande, al margen de la identidad barrial, la guapeza de Herminio Masantonio, los títulos de la década del 20 y el fútbol exquisito del campeón 73, se destaca que el Globo descendió después de que les tocara a San Lorenzo y Racing. Como se dice ahora, contemos todo: tardó más en volver, casi cuatro años. Figura clave del retorno fueron Mohamed y un wing de frondoso palmarés en la segunda categoría, Sergio Omar Saturno.

El Turquito se incorporó a Boca para el Apertura 91. Mirado con desconfianza por hinchas acostumbrados al corte colimba de Mané Ponce o Heber Mastrángelo, empezó a escuchar algunos aplausos tras unos lindos goles a Español, Platense y Mandiyú. En la fecha 9 salió de titular contra Huracán. Tabárez había dudado en incluirlo, como le pasaba a Bianchi con Guillermo antes de cualquier partido vs. Gimnasia, pero lo mandó arriba con Gabriel Amato, otro aspirante a rock star. En un PT parejo, con llegadas de los dos lados, Boca tuvo una clarísima luego de que Pico se la dejara a Mohamed cerca del punto penal. Antonio se demoró; tal vez se distrajo por el grito de Latorre, abierto a la izquierda; quizás el sol lo encegueció o en una de esas se le cruzaron los recuerdos de la infancia en Soldati, donde era el Quemero más fanático del grado. Lo concreto es que el ataque, como se escribía de apuro en los diarios vespertinos, terminó sin ulterioridades para la valla visitante. El Maestro lo cambió en el entretiempo por Ariel Boldrini, un pelilargo más.

Una breve actuación en Independiente fue la escala de su viaje a México, donde lograría reconocimiento como futbolista y entrenador. En 2005 regresó a Parque Patricios para rescatar nuevamente a su cuadro de la B Nacional. Antes de que comenzara la temporada 06/07, sufrió el peor golpe: en un accidente automovilístico murió su hijo de nueve años, Faryd, con quien había ido a ver el Mundial de Alemania. A él le dedicó el ascenso de Huracán, en junio de 2007.

Hoy, luego de un acercamiento a Boca promovido por Angelici y frustrado por Burdisso, dirige a Rayados de Monterrey. En diciembre de 2019 se lo vio por TV discutiendo con Jurgen Klopp, su colega de Liverpool, en el Mundial de Clubes. En agosto de 2020 hizo debutar a Shayr, el otro varón de la familia. Mohamed junior entró y a los 30 segundos lo expulsaron por pisar a un rival. Parece que el pibe, como su viejo, quiere destacarse rápido.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Del Tablón a Spotify II

En otro episodio de «Todos los momentos que vivi», el nuevo podcast de MuyBoca, repasamos el breve paso de Claudio Borghi por el banco xeneize.

Son todos de Boca: Fernando Morena

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Cruzamos el charco y contamos la historia de Fernando Morena, máximo goleador de Peñarol.

A la altura de los grandes

Esteban Andrada ostentas números superlativos en el arco de Boca que lo colocan entre los arqueros más importantes de la era moderna del club.