Un hecho inédito

Boca perdió por primera vez en el 2020: las ausencias de los seleccionados y el desperdicio de situaciones a favor conspiraron contra el equipo. El ganador fue Talleres, que contó con cuatro titulares surgidos de las Inferiores xeneizes.

Sin el pase de Campuzano, la salida de Fabra, el desequilibrio de Salvio y la pegada de Cardona, el poder ofensivo de Boca se redujo notoriamente. Aun con todos esos faltantes, el equipo se las arregló, sobre todo en el segundo tiempo, para generar situaciones que lo acercaran a un resultado favorable. Terminó con frustración por una contra mal defendida que empezó con un foul -o algo bastante parecido- contra Villa.

Al margen de su proeza de sumar dos expulsiones en el tiempo recuperado, ¿alguien revisó la estadística de Delfino? De las 24 veces que dirigió a Boca por torneos locales, 20 fueron en la Bombonera. ¿Una garantía para los visitantes? La primera, significativamente, fue en un partido que definió un título: vs. Arsenal por el Clausura 2012. Era muy joven, 34 años recién cumplidos. Son datos tal vez irrelevantes, como que estuvo en dos de las últimas tres caídas en casa (Atlético Tucumán y Talleres). Después de todo, en la Copa Libertadores -objetivo principal- los árbitros son extranjeros y los designa la Conmebol. Hay que estar tranquilos.

Otro tema para reflexionar es la presencia de canteranos xeneizes en la formación cordobesa: cuatro en el 11 inicial, más el goleador que vino desde el banco. Hasta hace poco, además, el volante central era Cubas. ¿Alguno de ellos podría hoy jugar en Boca? En principio, sin duda, aportarían en cualquier rotación. Quizás se los vaya a buscar en el mediano plazo, como ha ocurrido con varios.

No es arriesgado pronosticar una (otra) semana de turbulencias, zócalos incendiarios en Disney Channel e hinchas que descargan sus nervios contra el alambrado de las redes sociales. La única diferencia con anteriores crisis, las ficticias y las infladas, es que esta sucede a una derrota: hecho inédito en 2020.

Comentarios

  1. Buena nota. Tuvimos un mal partido y aún así superamos a Talleres en muchos pasajes, así como tampoco fuimos superados. Corrigiendo falencias, el equipo pinta bien. Con calma.
    Pd: No recuerdo gesto tan puro como el de Soñora besando el banderín. Emocionante. Es un trabajo de archivo para Marcelo Guerrero.
    No imagino a algún otro canterano, pongamos Pol Fernandez, besando el banderín de Boca…

Responder a Lucho Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.