Son todos de Boca: Federico Sacchi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca uno de los defensores más elegantes de la historia argentina: Federico Sacchi, ídolo de Racing.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

En 1957, dos años después del golpe de Estado contra Perón, Argentina fue sede de una Copa Mundial Militar que se disputó en el estadio de River (la historia de nuestro país abunda en similitudes de plazos, sustantivos y nombres). Francia ganó aquel torneo castrense, con Just Fontaine -máximo goleador de Suecia 58- como gran figura. En el equipo local, integrado por mayoría de muchachos que cumplían con el servicio militar obligatorio, se destacó el entonces colimba Federico Jorge Sacchi, volante o marcador central de presencia imponente y manejo exquisito.

Sacchi, surgido en Tiro Federal de Rosario, se incorporó a un Newell’s que tenía la tradición de tipos fuertes en el fondo, simbolizada por Ángel Perucca (apodado El Portón de América), Juan Carlos Colman (El Comisario, baluarte del Boca campeón 54) y Jorge Bernardo Griffa (con el tiempo referente del Atlético Madrid y maestro en la formación de futbolistas).

Rubio, de 1,87 metro, con pegada y habilidades más propias de un delantero que de un defensor, Federico pasó a Racing y pronto se convirtió en ídolo de la naciente Guardia Imperial. Es uno de los 11 que recita de corrido el actor David Di Nápoli (escribano Andreatta) a pedido de Guillermo Francella (Pablo Sandoval) en una inolvidable escena de El Secreto de sus Ojos. Aquellas condiciones técnicas también sedujeron a dos pibes que recién empezaban en la Academia, Roberto Perfumo y Alfio Basile. «Fue el mejor 6 que vi en mi vida«, afirma Coco.

En revistas deportivas de la época se lo describía con la metáfora de galera y bastón, una imagen de la elegancia de Sacchi para quitar y conducir la pelota. “Los periodistas me trataron muy bien”, le cuenta Federico a MuyBoca desde Rosario, con voz clara y memoria ordenada a los 84 años.

-¿Qué recuerda de su etapa en Boca?

-Llegué en el 65 desde Racing, con mi amigo Menotti. Yo vivía cerca de la cancha. Cuando fuimos a Buenos Aires en el 61 junto con Anacleto Peano, también de Newell’s, nos alojaron en un hotel, el Constitución Palace. ¿Lo ubica? Al poco tiempo compré un departamento en un edificio del barrio. Me comentaron que el lugar ha desmejorado mucho. Yo hace rato que no voy por ahí.

Sacchi arrancó de titular en una defensa que salía de memoria: Roma al arco, Simeone y Silvero sobre la derecha, él y Marzolini a la izquierda, Rattin patrullando adelante. Mirá tranquilo el partido… “Siempre fui diestro, pero con la zurda me las rebuscaba. Simeone y Silvero eran dos correcaminos, te mataban. Silvio y yo jugábamos parecido. Me adapté rápido a un buen equipo. Hasta metí un gol de tiro libre, sin ser mi especialidad. Pateé desde lejos y creo que el arquero no la esperaba”, relata un 1-0 a Atlanta en Villa Crespo.

En un amistoso en Perú me lesioné, un problema de rodilla. Quizás me tendría que haber operado enseguida. Usted sabe: la medicina no estaba tan avanzada… Nunca terminaba de recuperarme. Me salvó el doctor Rubén Oliva, después médico de la Selección, un crack. Por suerte pude volver a jugar y Boca salió campeón”.

Sacchi continuó su carrera en Perú y la cerró en Estados Unidos, mucho antes de la MLS, en 1968. Una encuesta de El Gráfico, en 1975, lo incluyó en el equipo ideal de todos los tiempos. El semanario juntó a los elegidos en la Bombonera. Allí se reencontró con su ladero Marzolini, galanes los dos. “Él tenía más pinta”, asegura con modestia.

En 2011 la Legislatura rosarina lo premió como Deportista Distinguido de la Ciudad. En un breve discurso de agradecimiento, el agasajado declaró: “Hace tanto dejé el fútbol que ya no me acuerdo si jugué o no”.

-¿Vio el Newell’s-Boca de la fecha pasada?

No. Me contó algo mi hijo menor, que es hincha de Boca. Sí vi los goles. En el primero hubo un error, un mal pase en una zona donde no te podés equivocar.

Lo dice alguien que conoce del tema.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

¿Se va? El titular que presiona para irse en la previa del Superclásico

Sebastián Villa retiró sus pertenencias del club y apura su salida a Brujas, a horas de enfrentar a River en la Copa Argentina. Por ahora, la oferta no satisface las pretensiones del Consejo de Fútbol.

Después de varios días «oculto» reapareció Carlitos Tevez

El Apache descansa y aprovecha sus días lejos del fútbol.

Boca-River por la Copa Argentina: día y horario confirmado

Será por los octavos de final del torneo federal.