Son todos de Boca: José Felipe Perassi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca el «Gatti del ascenso»: José Felipe Perassi.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

Mucho antes de que la distribuidora italiana Panini monopolizara el mercado de los cromos, había figuritas de las más diversas clases: redondas, de cartón, troqueladas, de chapita, de brillantina. Algunas se ilustraban con caricaturas en vez de fotos, quizás para evitar un futuro reclamo por uso inapropiado de imagen… A Miguel Alberto Nicolau, por ejemplo, le dibujaban un cañón en la pierna derecha, tan fuerte le pegaba aquel longilíneo zaguero-volante de los 60/70. El Flaco fue el primer futbolista famoso de Corral de Bustos, poco poblada ciudad del sudeste cordobés de donde han surgido Carlos Daniel Aimar, más de 300 partidos en Central; un humeante panelista de TV, campeón argentino en 1981 y mundial en 1986 gracias a Diego; Gino Peruzzi, marcador de punta en ejercicio, y José Felipe Perassi, arquero, protagonista de nuestra historia. Aun bajo peligro de pecar por insistentes, se impone destacar que todos los mencionados han tenido lazos con Boca.

Convencido por su vecino y amigo Roque Ramón Agüero, mediocampista de breve paso por el club, Perassi (1956) vino a probarse a los 16 años y se quedó. El Loco Sánchez era titular en Primera, el Tano Roma estaba por retirarse y Vidallé o Candia -formados en La Candela- solían ir al banco. Tras una experiencia inicial en el ascenso con Luján, Juan Carlos Lorenzo lo repatrió en 1977. Había una agenda recargada entre amistosos torneos locales (Metropolitano de 44 fechas) y Copa Libertadores, tan obsesión entonces como ahora. Previsor, el Toto decidió ampliar los recursos humanos.

“Compartí concentraciones con aquel grupo, atajé en algunos partidos. Fue una de las etapas más lindas de mi vida”, le cuenta Perassi a Muy Boca desde Pergamino, donde terminó su actuación profesional.

Calificado con 8 puntos en su debut ante Central por la revista El Gráfico, José también cumplió, pese a la derrota por 2-0, en una visita a Lanús. Tal vez aquella tarde, a menos de 24 horas del triunfo de Boca sobre Cruzeiro en la Bombonera, alguien reparó en sus condiciones. Al año siguiente le ofrecieron ponerse el buzo granate e inició un largo recorrido que lo llevó a convertirse en el jugador con más presencias de la institución (Maxi Velázquez superó su marca en 2016). Permaneció en Lanús, donde su último DT fue Miguel Ángel Russo, hasta 1990.

Por pedido de Ramón Cabrero, técnico de Colón, se mudó a Santa Fe. Sumó 123 encuentros en el Negro y sufrió el dolor de una final perdida contra Banfield, pese a haber desviado un par de remates en la definición por penales. Jorge Ginarte se lo llevó a Atlético Tucumán, penúltima escala antes de establecerse en Pergamino.

“Acá hace poco me eligieron en una encuesta como el mejor arquero de Douglas Haig. Es una satisfacción”, se enorgullece Perassi, ocupado hoy en una agencia de lotería y quiniela. De acuerdo con el diccionario abc publicado por Olé, es el hombre récord del ascenso con 635 partidos disputados entre 1978 y 2001. El Gatti de la segunda categoría.

“Hugo fue único. Agradezco haber estado en un plantel con él, con Mouzo, Pernía, Sá… Yo tenía un estilo más sobrio, arriesgaba menos. Por eso debo haber durado tanto”, explica su continuidad. Tampoco duda a la hora de votar al mejor de la actualidad: “El que más me gusta es Andrada. Y todavía es joven para aprender”.

José arrancó en Boca y desarrolló el grueso de su carrera en Lanús. Esteban viene desandando el camino, con buenos horizontes según alguien que conoce bastante el puesto.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…