Un golpe anímico

Boca lo ganaba con suplentes y gol del Pulpo González, pero Arsenal lo empató en la última del partido, después de que Russo metiera en cancha a muchos titulares. Se cerró una semana con poco gol, ahora se viene el cruce con Racing.

Sebastián Alberto Palacios, tucumano de Alberdi, lleva más de 200 partidos en el fútbol profesional desde su debut con Carlos Bianchi, en marzo de 2013. Es el último delantero surgido de las Inferiores xeneizes que ha logrado consolidarse en Primera División. Exequiel Zeballos, santiagueño de La Banda, refresca ilusiones con desbordes y gambetas. Fue una pena que su estreno en el 11 inicial no se haya coronado con una victoria.

Paradojas de este deporte, Boca se puso en ventaja con su segunda unidad y se lo empataron después del ingreso de algunos titulares. Al margen del impacto negativo que cualquier no éxito genera en nuestro club, la actuación ante Arsenal reavivó dudas sobre los laterales, elaboración de juego y poder de gol. Apenas un tanto en los tres partidos de la semana es un dato para considerar, sobre todo en vísperas de un cruce copero como visitante.

Tampoco exageremos las preocupaciones, que de eso se encarga gente muy bien paga. Boca es el campeón argentino vigente y está a una instancia de quedar entre los cuatro mejores de la Libertadores, como sucedió en sus últimas tres intervenciones. La formación principal tiene los recursos y las capacidades para lograr el objetivo.

Después hay que atender otros asuntos, que se manejan fuera de una cancha. Por ejemplo: Roberto Tobar, mismo árbitro que deja sin sanción una patada a los cinco minutos y revisa otra a los 90 y pico en Boca-Inter, es premiado con la designación para Nacional-River. Se le debe admitir al chileno el mérito de conocer bien al equipo argentino: será la quinta vez que lo dirija en poco más de un año.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.