Respuesta anímica

Boca tuvo actitud para empatarle el partido a River y sostuvo el liderazgo de la zona de la Copa Maradona. Algunos suplentes todavía siguen lejos del nivel de los titulares.

Pese a esta desubicación que genera un superclásico por los puntos en el segundo día del año, a 96 horas de otra semifinal de Libertadores, es posible apurar algunas conclusiones.

La primera es que Boca sigue como líder de su zona, a una fecha del cierre. Se trata de un dato que extrañamente -o quizás no tanto- omitió la transmisión oficial. Ya veremos qué sucede el próximo domingo con Argentinos, pero hoy la tabla indica que el campeón de la última Superliga llega con un gol de ventaja a la definición.

Otra observación, más bien una ratificación histórica, es que no sobró actitud de un lado ni faltó carácter del otro en aquellos cruces coperos de 2014 y 2015 dirigidos por Trucco, Delfino (dos veces) y Herrera. Lo que hubo fue impunidad para los foules y las agresiones de Vangioni, Ponzio, Funes Mori, Mercado, Sánchez y otros paladines de la estética millonaria. Si les hubieran aplicado a ellos el mismo rigor que a Campuzano anoche, más de un relato habría desafinado. A propósito de tarjetas rojas: de las últimas 15 en estos enfrentamientos, 11 fueron para Boca. Sin duda, cultiva el fair play su adversario.

Un tercer elemento para consignar es que, al margen de los esfuerzos del entrenador, no termina de acortarse la distancia entre algunos titulares y suplentes. Por ejemplo, la ausencia de Lisandro López se notó en esos centros al área que dieron origen a las conversiones rivales.

Una cuarta apreciación es que el equipo tuvo respuesta anímica para buscar el empate, con el liderazgo espiritual de Tevez, la velocidad desequilibrante de Villa y el despliegue contagioso de Capaldo (provocó la expulsión de Pérez: no sabemos si por las patadas de este partido o de los anteriores). Caso aparte es el de Ábila. Boca lo necesita, aunque sea un rato, porque es capaz de hacer goles.

Para cerrar, con ánimo reflexivo: si el de anoche era un mano a mano, pues se descuenta que uno de los dos se clasificará a la final de la Copa Maradona, ¿quién lo ganó?

Comentarios

  1. Veremos a quien le sirve este empate en función de lo que pase en la última fecha… Campuzzano sintió una molestia muscular y estaba enojado con eso… esto sucedió un rato antes de su manotazo (a la vista de todos) y expulsión.

    Si el DT no ve los detalles porque es lógico, tal vez no pueda verlo todo, sus ayudantes deben hacerlo., Deberían haber visto el gesto y molestia de Campu y sacarlo…Incluso sacarlo antes porque ya estaba jugando gratis, sobre todo si el arbitro es un confeso gayina. En los detalles y picardias también se ganan los partidos. Aguante Boca!

  2. A la última fecha, después de un arbitraje llamativamente perjudicial de Pitana, Independiente llega golpeado y eso le da una ventaja al rival, pero Boca -con deficiencias pero también con temperamento- mantuvo el primer puesto. En cuanto a lo de Campuzano, es así: muchas veces detalles menores tienen una influencia mayúscula en un partido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El ánimo alto» por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó a Sarmiento de Junín en una Bombonera repleta y se acomodó en la tabla anual. Fue por 2 a 0 con goles de Luis Vázquez y Frank Fabra.

«Un Boca en crecimiento», por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó por 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata y sigue prendido en la tabla anual. Los niveles de Cardona y Almendra y las vueltas de Salvio y Villa agrandan el plantel de Battaglia.

Los números del nueve

Luis Vázquez es una de las gratas noticias del semestre xeneize: el delantero se afianza a fuerza de goles en la primera que dirige Battaglia y analizamos sus números.