Otra Boca otra

El Xeneize en otra final: al equipo de Russo le alcanzó el 2-2 con Argentinos para dejar atrás a River y meterse en la final de la Copa Maradona. El miércoles, por la Libertadores. ¡Vamos por todo!

Con el celular de Bianchi y el talco de Basile. Riquelme vestido como jugador o como dirigente.

En torneos locales, internacionales y en las copas que valen más o menos según quien las gane.

Con goles de Palermo y Ábila (36 y contando…). Córdoba o Abbondanzieri al arco, Andrada o Rossi.

Por los pibes formados en Inferiores, desde Battaglia hasta Capaldo; Tevez como abanderado.

Con equipo titular, mayoría de suplentes, mix, colombianos, uruguayos. La Conmebol / la Conmebol…

Gracias a los penales: los atajados en definiciones, los errados en los 90, los que aún no vio el VAR.

Con decisiones y momentos de Russo, el juego feo de Falcioni y un bus de Alfaro bajo los palos.

En Bomboneras llenas o en estas canchas vacías donde se escucha a los DT que piden romper.

Contra las tapas de diarios, los zócalos de TV, los panelistas lunáticos y el batifondo de las radios.

A pesar de tantas crisis: las reales, las ficticias y las infladas desde la vereda de enfrente.

Empujado por millones de hinchas en todo el mundo, desde un anónimo hasta Maradona.

Del 2000 a la fecha, Boca se clasificó a 27 finales. El miércoles va por una más. Otra Boca / otra.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un Boca anti negativo», por Marcelo Guerrero

El Xeneize derrotó a Central en Arroyito con autoridad y dando vuelta el resultado para cortar una racha de 15 años sin triunfos en ese estadio. El equipo va creciendo.

Podcast: Es la hora de Battaglia

En un nuevo episodio de Planeta MuyBoca ft. Chu Cossar analizamos el arranque del ciclo de Battaglia en la primera Xeneize. ¿Cuál es su estilo? ¿Qué cambió?

«Vaso medio lleno», por Marcelo Guerrero

Boca no logró convertirle a Racing pero mantuvo la solidez defensiva y dejó ver algunas sanas intenciones en la zona de volantes. El equipo de Battaglia gana en posesión y es superior a sus rivales.