Son todos de Boca: Vicente Feola

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy te traemos la historia de Vicente Feola, DT del Brasil campeón del 58 y que pasó por nuestro equipo.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

Décadas antes de que el Flaco Menotti y el Doctor Bilardo cumplieran esa función, otro técnico campeón mundial pasó por Boca: Vicente Ítalo Feola, DT de Brasil en Suecia 58. Sacarle el entrenador a la principal selección del planeta no parecía fácil, pero el presidente Armando siempre fue hombre de ideas ambiciosas.

Así es Boca, número uno de las publicaciones partidarias, se mostró refractaria a la llegada del coach, sobre todo por los elevados costos de sus honorarios. “El obeso brasileño se ha convertido en uno de los potentados entre todos los directores técnicos universales”, fue el mensaje de recepción del semanario en enero de 1961, cuando no existía el Inadi. Feola acordó una prima anual de 20.000 dólares, un sueldo mensual de 30.000 pesos y premios.

La retribución del extranjero (alta para la época, insignificante según los precios actuales) no constituyó el único motivo de queja para la revista. Vicente impuso las concentraciones del plantel, desde el viernes anterior a los partidos, y la prohibición del ingreso de periodistas al vestuario. “Cuanto menos trascienda lo que ocurre en camarines, mejor para nosotros. Lo que interesa es lo que sucede en la cancha, no entre bastidores”, explicó en su primera entrevista con Así es Boca. Podría decirse, sin exageraciones, que estaba medio siglo adelantado.

No fueron aquellos sus únicos aportes innovadores. Aunque el éxito de la verde-amarela había sido posible gracias al desequilibrio que generaban Pelé y Garrincha, una sólida estructura servía de respaldo. Dos integrantes de la tradicional línea media se retrasaban para armar un bloque de cuatro en el fondo. Así nació el 4-2-4. Uno de los que bajaban para meterse en la cueva, según la vieja denominación, era Orlando Pecanha de Carvalho. Feola recomendó su incorporación. El zaguero disputó 120 encuentros oficiales hasta 1965, como miembro destacado de una defensa que se recitaba con la pompa de una marcha militar: Roma, Simeone, Silvero, Orlando y Marzolini, más Rattín patrullando adelante.

Feola fue también quien persuadió a los dirigentes de que el Rata interpretaba mucho mejor las necesidades xeneizes que el fino y cerebral Dino Sani, otro de los costosos fichajes de aquellos tiempos.

Pese al ojo certero de su conductor, el equipo no terminó de funcionar y concluyó en una deslucida quinta posición. Si se discute a Boca cuando sale primero, imaginate quinto… Se comentaba incluso, con real malicia, que Vicente se dormía en las prácticas vespertinas, tal vez producto de la somnolencia que le provocaba algún almuerzo abundante.

Su vínculo duró 12 meses. Dejó modelado el esquema del campeón 1962, luego finalista de la Libertadores. Él volvió a su país y retomó el mando del Scratch para Inglaterra 66. La inesperada eliminación en fase de grupos, con derrotas ante Hungría y Portugal, significó su despedida.

Feola murió en 1975, a los 66 años. Una calle de su natal San Pablo lo recuerda. Merecido el homenaje: no cualquiera dirige a la selección más campeona del mundo y al cuadro más ganador de la Argentina.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?