Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…

El tercer mercado de pases del Consejo de Fútbol encabezado por Juan Román Riquelme repite la tónica de los anteriores: búsqueda de oportunidades, poco gasto e intención de no desarmar el equipo titular. La llegada de Marcos Rojo, con el contrato en su poder, fue la única alta, luego de que el lateral derecho Felipe Román llegó a hacerse la revisión médica pero no la superó por un problema cardíaco detectado en la misma.

En el rubro bajas Boca no tuvo ventas, solo cesiones. Bajo ese formato la salida de más renombre fue la de Gastón Ávila a préstamo a Rosario Central. El joven defensor que sumó muchos minutos en la Copa Maradona buscará seguir ganando experiencia y evitará quedar tapado por la llegada de Rojo. Además salieron a préstamo los juveniles Enzo Roldán (Unión), Gastón Gerzel (Platense) y Ayrton Sánchez (Central Español de Uruguay).

La tercera ventana de transferencia de la “Gestión Riquelme” confirma un modo de negociar. Boca va en búsqueda de opciones a bajo costo, como la llegada de Marcos Rojo, Javier García o el Pulpo González con la intención de no hacer grandes erogaciones de dinero. En tres mercados, la compra más onerosa fue la de Carlos Zambrano: en enero del 2020 el Xeneize pagó 1.6 millones de dólares al Dinamo de Kiev.

Esto va de la mano con la política de salidas. El Consejo buscó no desarmar el núcleo del equipo de Russo, aunque en mercados anteriores sí se desprendió de varios futbolistas de recambio. En tres ventanas, la salida más rimbombante fue la de Pol Fernández: aunque su permanencia tenía fecha de caducidad, con su partida Boca sufrió una baja importante en medio de la competencia. En cuanto a ventas, sólo Bebelo Reynoso llenó las arcas Xeneizes con su salida a la MLS por alrededor de 5 millones de dólares.

Boca ficha poco, busca jerarquía, pero no siempre obtiene lo necesario. Hace tres mercados que tiene en el radar un ’9’ y todavía no lo puede concretar, mientras que era imperioso traer laterales porque tres de los cuatro actuales del plantel quedarán libres en cuestión de meses (Jara, Buffarini y Más) y no hubo refuerzos. Al mismo tiempo, llega un jugador de jerarquía mundial como Rojo, y se le da continuidad a un equipo y a un entrenador intentando que sea la clave del éxito. Ya con dos títulos en el bolsillo, ¿adónde llegará el barco comandado por Román y el resto del Consejo de Fútbol?

Comentarios

  1. Hola bosteros! Me parece que está bueno el análisis, pero hay un hecho fundamental que no puede dejarse de lado. Dos de los tres mercados de pases referidos, estuvieron signados por la pandemia. Y la escasez de refuerzos es una constante a nivel mundial, en las grandes economías, y en especial en una tan golpeada como la argentina. Creo que o bien no puede hacerse un análisis de mercado de pases en esas condiciones o bien no puede dejarse de lado la situación económica (mundial, por qué no).
    Saludos! Siempre todos juntos bosteros!

    1. Es una aliciente importante, es verdad. Pero creo que hay una idea central en no buscar refuerzos a mansalva. Posiciones y nombres propios. Pocos, pero buenos, y en lo posible cuidando la economía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?

¿Quién es Andrés Felipe Román?

Miguel Russo tiene su lateral derecho: Boca sumó al colombiano Román cuando nadie lo tenía en carpeta. En MuyBoca te lo presentamos.

El vaso medio lleno

El análisis de Marcelo Guerrero del empate 2-2 en el debut del torneo: los problemas atrás y las virtudes adelante.