Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Carlos Bianchi lamenta aquellos cruces de cuartos en la Libertadores 2013. Aún hoy piensa que si Boca vencía en la maratónica definición por penales, después de una serie sin goles, se quedaba con la Copa. El incomparable DT tropezó contra la mejor versión de Newell’s en mucho tiempo, tanto que esa formación dirigida por Gerardo Martino fue elevada al nivel de un Barcelona (no del actual). Los rosarinos constituyeron una valla insalvable para el Virrey en su tercer ciclo: seis partidos y ninguna victoria.

Desde la asunción de Rodolfo Arruabarrena en el cargo, Boca y Newell’s jugaron en nueve oportunidades. Hubo siete victorias xeneizes y dos empates. Si adaptáramos un hashtag que suele circular en las redes sociales, podríamos advertir: #TampocoSeMetanCon Bianchi.

Como varios en el fútbol argentino, la Lepra reivindica su condición de clásico adversario. Ciertamente, desde la épica final (épica en serio) de la Liguilla 86, ha habido choques dignos de memoria entre ambos. Una particularidad es que la mayoría de los últimos se ha dado en escenarios de crisis, sobre todo para quienes están desesperados de que la haya. En 2015, por ejemplo, Boca venía de dos derrotas consecutivas. En 2016 estaba en duda la continuidad del Vasco. En 2017 parecía que River se llevaba el título de arremetida. En 2018 el equipo de Guillermo acababa de perder dos seguidos. En 2020 también. Ahora explotaba todo. Boca ganó siempre.

La presencia de Izquierdoz para imponerse en las dos áreas, la seguridad de Andrada y el aporte de los pibes de las Inferiores, vitales en un mercado restringido, fueron las noticias más favorables. El domingo arrancó triste y terminó con tres puntos en honor de Don Segundo Tevez, laburante y boquense.

Comentarios

  1. Cardona, Villa, Fabra (hoy se puso las pilas) Izquierdoz, el pibe de de las inferiores que debutó (no me acuerdo el apellido), lo mejor, lejos del resto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.