Son todos de Boca: Carlos Bilardo

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy es el turno de Carlos Bilardo, gloria nacional.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

Fundado en 1956 por integrantes de la colectividad, entre ellos unos cuantos empresarios gastronómicos, Deportivo Español vivió su apogeo futbolístico entre 1985 y 1998, período durante el cual supo ser adversario de riesgo para Boca. El primer partido entre ambas instituciones fue un amistoso de 1962, en Huracán. Los de camiseta roja y amarilla, que por entonces competían en la B, vencieron 3-1. Sus dos primeros goles fueron de penal, anotados por Carlos Salvador Bilardo.

Porteño del barrio de Villa General Mitre, nacido el 16 de marzo de 1938, Bilardo jugó tres veces para San Lorenzo antes de su llegada a Español. Allí, mientras rendía materias de Medicina, sumó números interesantes: 111 encuentros y 39 goles. Era un insider o wing con vocación de sacrificio. Osvaldo Zubeldía lo incorporó a Estudiantes, convirtiéndolo en un volante de incansable despliegue, aplicación táctica y sublime deseo por la victoria. El Narigón fue uno de los símbolos del Pincha tricampeón de América y campeón intercontinental. En esa época surgió su fama de ventajero y provocador, hombre de alfileres llevar según la crítica de los detractores.

A los 32 años colgó los botines, además del diploma de doctor, para dedicarse al trabajo que le daría un prestigio universal. Fue el director técnico que clasificó por primera vez a un club colombiano a la final de una Libertadores. Su Deportivo Cali tuvo la escasa fortuna de cruzarse con el imbatible Boca del Toto Lorenzo. “Ningún equipo podía ganar hoy en esta cancha”, declaró después de la derrota por 4-0 en una Bombonera crujiente.

De regreso en La Plata, contra quienes lo acusaban de antifútbol, armó un mediocampo (José Ponce, Miguel Russo, Marcelo Trobbiani, Alejandro Sabella) con más posesión que el Barcelona de Guardiola. Estudiantes salió campeón, postergando al lujoso Independiente de Bochini. Esa conquista lo proyectó a la Selección. Su gestión 1982-1990 es conocida: líbero y stoppers, carrileros, roces con Passarella, cinta de capitán a Maradona, entrenamientos en Ezeiza antes de que hubiera predio, peleas con Clarín, oro en México, plata en Italia…

Bilardo fue el DT elegido mayoritariamente por hinchas xeneizes en la encuesta que promovió Mauricio Macri al asumir la presidencia del club. Con Maradona, Caniggia y Verón en el plantel, Boca apuntaba para ganar el Clausura. Después de un par de caídas humillantes, 0-6 contra Gimnasia y 1-5 ante Vélez, enderezó el rumbo con tres triunfos consecutivos: 3-2 a Banfield gracias a un cabezazo de Tchami sobre la hora, 1-0 a Central en Rosario y 4-1 a River (pico de Diego y Cani). Una gira a China, con más beneficios comerciales que deportivos, desenfocó al grupo y, a la vuelta, un punto de nueve lo dejaron sin chances. El Apertura fue mucho peor y la etapa boquense del Narigón terminó antes de lo pensado.

De su paso en aquel agitado 1996 quedaron anécdotas que con el tiempo se agrandan. Visitaba la utilería antes del entrenamiento matutino para comprobar si los jugadores habían tomado mate y comido facturas (apoyaba un dedo en la pava, a riesgo de quemarse, para averiguarlo); mandaba seguir a Pepe Basualdo los días de semana; ponía a Navarro Montoya a practicar saques de arco; se ahorcaba con la corbata antes de cada pelota parada; le repetía indicaciones posicionales a Pompei, que se hallaba sentado en el banco…

Carlos fue inventor del dicho “la gloria o Devoto”. Se le ocurrió en 1969, luego de que, por un decreto del general Onganía, tres compañeros suyos (Aguirre Suárez, Manera y Poletti) fueran encarcelados en el penal de Bermúdez y Nogoyá a raíz de los incidentes en la final con Milan. Un año antes, el mismo militar los había recibido con honores en la Casa Rosada para felicitarlos por la Copa lograda en Manchester.

Aunque efectivamente en nuestro fútbol el éxito sea la gloria y el fracaso te condene a Devoto, para la gente de Boca el Doctor está libre de culpa y cargo.

Comentarios

  1. Un Maestro el Dr. Bilardo!!! Recuerdo que cuando compraron a Abbondanzieri,Bilardo ordenó probarlo en una plazita de noche para ver si quedaba o no. Así de exigente y genio el querido narigón.

    En el Boca 4 Deportivo Cali 0 era la gran rivalidad del momento: Lorenzo vs Bilardo. Estuve esa noche de 1978 en la Bombonera a mis 14 años y con mi tío bostero al cual siempre se lo voy a agradecer. Esa cancha era un hervidero frenético. El mono Perotti hizo el 1-0. Inolvidable verlo al chapa Suñe a pocos metros, levantar nuestra segunda Copa Libertadores!!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El ánimo alto» por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó a Sarmiento de Junín en una Bombonera repleta y se acomodó en la tabla anual. Fue por 2 a 0 con goles de Luis Vázquez y Frank Fabra.

«Un Boca en crecimiento», por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó por 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata y sigue prendido en la tabla anual. Los niveles de Cardona y Almendra y las vueltas de Salvio y Villa agrandan el plantel de Battaglia.

Los números del nueve

Luis Vázquez es una de las gratas noticias del semestre xeneize: el delantero se afianza a fuerza de goles en la primera que dirige Battaglia y analizamos sus números.