Son todos de Boca: Campana y Busico

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy, una dupla histórica de Chacarita: Campana-Busico.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

José Manuel Marante y Rodolfo Justo Dezorzi, zagueros de Boca en la segunda mitad de los 40, eran tan recios que Alfredo Di Stéfano, quien supo enfrentarlos, dijo de ellos: “Te hacían foul con la cara”. A esos vehementes centrales, con una mezcla de originalidad y candor, se los bautizó las Mellizas Legrand, en honor a las jóvenes actrices santafesinas que desde temprana edad endulzaron la pantalla cinematográfica.

Marante-Dezorzi fue una de las tantas parejas famosas de una época brillante en varios rubros. Estaban D’Agostino-Vargas, director y cantante de una de las principales orquestas de tango; Oscar y Juan Gálvez, ases del Turismo Carretera; Buono y Striano, reyes de la comicidad; Borges y Bioy Casares en la literatura; Perón y Evita, por supuesto…

En 1947 la legendaria revista El Gráfico ilustró su tapa del 1 de agosto con una dupla que venía metiendo ruido y goles en Chacarita Juniors: el inside Francisco Campana y el wing Marcos Ricardo Busico. La zaga Marante-Dezorzi padeció a esos delanteros en la cuarta fecha del torneo de 1948, en San Martín. Los locales se pusieron 2-0 con un tanto de Busico en el primer tiempo y otro de Campana en el ST. Descontó Mario Boyé y Boca se fue encima del arco de Segundo Díaz. Tanta exigencia tuvo el corpulento guardavalla que se lesionó. Sin cambios entonces, Busico ocupó la portería. Faltaban diez minutos cuando el inglés Gregory sancionó penal para la visita. Hubo un airado reclamo del centreforward Humberto De Luca y el árbitro lo expulsó. Era cuestión de que Boyé convirtiera para ir por el triunfo ante un rival disminuido. Sin embargo, el remate del Atómico dio en uno de los palos defendidos por Busico. Desesperado, Boca fue en busca del empate y dejó espacios que Campana, lúcido y efectivo, aprovechó para marcar tres veces más en un ratito y firmar una de las páginas gloriosas de la historia funebrera. El diario Noticias Gráficas, primero donde trabajó -entre otros conocidos periodistas- Horacio Verbitsky, ofreció un amplio despliegue del espectacular 5-1, bajo un título que terminaría patentado como frase de alcance nacional: se agrandó Chacarita.

Al año siguiente, después de un preocupante inicio del certamen con un punto sobre diez, Boca trajo a las dos estrellas tricolores. Campana estuvo tres temporadas. Sumó 56 partidos y 21 tantos, dos para asegurar la permanencia en la última fecha del 49 ante Lanús. Con mucha competencia en el puesto, volvió a su cuadro de origen. Es considerado uno de los mayores ídolos de la institución y todavía continúa como máximo goleador. Busico permaneció hasta 1954 y llegó a jugar 116 veces con la azul y oro, incluidas dos en el recordado campeón de aquel año (Julio Marcarián fue el 11 titular). Ya retirados, mientras Francisco dirigió fugazmente a Chaca y Argentinos, Marcos cumplió una larga etapa en Almirante Brown, club del que era vecino y donde se convirtió en referencia.

Campana y Busico dejaron el recuerdo de una sociedad virtuosa, a la altura de las mejores de su época. En las charlas de café de los 50/60 sus apellidos servían como sinónimo de mecanismo de relojería, de algo que funcionaba perfecto. Y se dieron el gusto de compartir una cancha vistiendo ambos la camiseta de Boca. Como el cuadro de donde surgieron, ellos también se agrandaron.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.