Quizá leamos algún elogio…

Boca derrotó 2-0 a Santos y llegó a su cuarto triunfo consecutivo, con una formación de pibes de Inferiores y jugadores jóvenes. Es un equipo en crecimiento.

Armar equipos no es fácil, salir campeón ni te cuento. Boca sabe de las dos materias. Del 2015 a la fecha hizo y deshizo al menos cuatro planteles, a la vez que ganó siete títulos compitiendo, en algunas ocasiones, contra rivales de altísimo nivel (de posesión). Todo, jugadores y conquistas, fue desvalorizado por igual desde afuera y, en muchos casos, desde adentro.

La tendencia persiste, con una variante: hay mayoría joven en la nueva construcción. Los recuperados Rossi y Pavón tienen 25 años, mientras que Villa los cumple en mayo. Estos muchachos vivieron buenas y otras en el club. Todavía transitan una etapa de maduración, si pensamos que los deportistas han alargado sus ciclos activos. Hasta el tesonero Soldano (26) se definió como «no tan grande» cuando lo entrevistaron después del gol a Huracán. Capaldo (22), Almendra (21), Obando (21), Sandez (20), Varela (19) y Medina (18) son pibes. Algunos de ellos buscan consolidarse en una posición, estabilizar sus rendimientos. Y parece haber más chicos con potencial en #BocaPredio. Al final, las Inferiores no trabajaban tan mal como se decía desde afuera y, otra vez, desde adentro.

Cuatro victorias consecutivas ayudan, por supuesto. Hasta quizás leamos o escuchemos algún elogio. Eso sí que sería flor de novedad.

Comentarios

  1. Los pibes están aprovechando sus oportunidades y lo que más me alegra es que esto impulsará y motivará a los pibes de inferiores que vienen detrás. Es una gran movida!
    Excelente Russo , está tomando decisiones interesantes. Aguante Boca!
    Saludos Marce

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.