Haciendo cuentas

Boca cayó en Brasil pero las matemáticas le dan para seguir con serias chances de clasificación. Ahora se viene River: en un plantel corto, se necesita que todos sumen.

Por estas horas, después del tercer 0-1 consecutivo, la gente de Boca tiene una inquietud bastante razonable y dos preocupaciones -si se permite la moderación- algo exageradas.

El plantel, como ya se ha escrito otras veces, quedó corto para afrontar un calendario que incluyó 19 partidos en menos de tres meses. Desde el 14 febrero, empate de local ante Gimnasia, hasta ayer, Boca jugó 13 fechas de la Copa de Liga, dos de la Argentina y cuatro de la Libertadores: un Apertura/Clausura de antes. Sigue con chances en los tres, pero anoche quedó a la vista que le faltan opciones en el banco para revertir una situación adversa.

La inminencia de otro clásico -tercero de un año en el que puede haber hasta siete cruces oficiales- genera intranquilidad, porque el equipo parece haber perdido la confianza que le permitió encadenar cinco triunfos seguidos, pero River tampoco llega en su mejor momento y también ha sufrido el desgaste de la competencia. Los dos partidos anteriores fueron bastante parejos y es lógico que lo sea el de este domingo. Además, los títulos locales no importan. ¿O ahora sí? Avisen que festejamos un poco más el ganado en enero.

La derrota de Barcelona con The Strongest atenuó el dolor de la caída en Brasil. Boca puede clasificarse a octavos, como ha hecho siempre desde el 2000, hasta con un punto de seis. Si alguien necesita ayuda para hacer los cálculos, puede escribir a Muy Boca que le ofreceremos asesoramiento contable gratuito.

Comentarios

    1. Es fácil. Primero hay que esperar The Strongest-Santos, este martes. Una hipótesis: ganan los bolivianos (van a 6). Nosotros empatamos con Barcelona. Vamos a 7 y ellos a 10. Última fecha: Barcelona le gana o empata con Santos. Nosotros empatamos con The Strongest y nos clasificamos con 8.

  1. Muy buen comentario Marcelo, por lo menos un poco de optimismo ante tanto nervio. Boca depende de si mismo lo que es esperanzador y preocupante a la vez. Preocupa el déficit de gestación cuando se meten atrás, algunos rendimientos individuales, y alguna falta de reacción desde el banco para intentar torcer rumbos. Ojalá nos vaya bien el domingo y entiendo que a octavos vamos a pasar.

    1. Coincido con la falta de gestación, un problema común al cualquier equipo del mundo. Hasta a Manchester City le cuesta si se ponen todos atrás. Y en cuanto a la reacción del banco, no sé si hay tanto para cambiar. Abrazo, Lucho.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.