Son todos de Boca: Wilfredo Caballero

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca Wilfredo Caballero, flamante campeón de la Champions League.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

La culpa fue de Yuzo Funakoshi, autor del 2-1 de Albirex Niigata. Ya se sabe que Boca no puede perder, menos contra un equipo japonés. El severo protocolo de las derrotas, que aplica también en caso de empates frente a rivales inferiores o disminuidos por algún tipo de contingencia, incluye la inmediata búsqueda y sanción de los responsables. En el caso que nos ocupa la ligó el arquero: fue la última actuación de Wilfredo Daniel Caballero (Santa Elena, 1981) en la meta xeneize.

El entrerriano y el correntino Gustavo Daniel Eberto (1983-2007) habían atajado en aquella gira de julio 2004 en reemplazo del Pato Abbondanzieri, titular para Marcelo Bielsa en la Copa América de Perú. Se buscaba un suplente confiable para Roberto y el recién asumido Miguel Ángel Brindisi optó por el santafesino Ezequiel Luis Medrán. Saquen ustedes sus conclusiones.

Nunca resultó fácil consolidarse en Primera para los canteranos del club y se les hizo especialmente difícil a quienes vistieron el buzo de guardavallas. Hubo varios en la década del 70 que debutaron y se fueron pronto. El de José Felipe Perassi tal vez haya sido el ejemplo más notorio.

Willy, como tantos, había mostrado condiciones. Se destacó en un clásico de verano que Boca ganaba 4-0, con inolvidable performance de Ariel Carreño, cuando hinchas rivales provocaron incidentes para forzar una suspensión, no fuera cosa que aumentara la diferencia en la media hora restante. Caballero, a poco de comenzar ese amistoso, le sacó un penal al uruguayo Daniel Fonseca, ídolo fugaz.

Sin lugar en Brandsen 805, Wilfredo eligió un destino europeo. Fue al Elche, donde todavía ignoraban quiénes eran Angelici y Bragarnik. Una enfermedad de su pequeña hija lo trajo de vuelta al país. Se enroló en Arsenal, institución siempre muy cumplidora en los pagos. De Sarandí voló nuevamente a Europa y, salvo para pasar las fiestas en familia, nunca más regresó. En Málaga y Manchester City desarrolló un buen tramo de su carrera.

Empezó el Mundial 2018 bajo los palos argentinos, pero un grave error ante el después subcampeón Croacia y un formidable lobby por Armani lo desalojaron del puesto. Naturalmente, dejó de ser convocado a la Selección tras aquella negligencia en Rusia.

Sin sumar un minuto en los 13 partidos del Chelsea, pues el senegalés Edouard Mendy atajó en 12 y el español Kepa Arrizabalaga lo hizo en el restante, Caballero acaba de adjudicarse otra medalla para su colección: la de campeón de la Champions League. Ya tenía, entre las más relucientes, la del Mundial juvenil 01, las de la Libertadores e Intercontinental 03, la de los Juegos Olímpicos 04 y algunas de copas inglesas. Además, incluso sin datos de AFIP, es lógico imaginar un saldo holgado en su Caja de Ahorros.

Aquel ignoto delantero japonés, sin duda, lo terminó ayudando.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un Boca anti negativo», por Marcelo Guerrero

El Xeneize derrotó a Central en Arroyito con autoridad y dando vuelta el resultado para cortar una racha de 15 años sin triunfos en ese estadio. El equipo va creciendo.

Podcast: Es la hora de Battaglia

En un nuevo episodio de Planeta MuyBoca ft. Chu Cossar analizamos el arranque del ciclo de Battaglia en la primera Xeneize. ¿Cuál es su estilo? ¿Qué cambió?

«Vaso medio lleno», por Marcelo Guerrero

Boca no logró convertirle a Racing pero mantuvo la solidez defensiva y dejó ver algunas sanas intenciones en la zona de volantes. El equipo de Battaglia gana en posesión y es superior a sus rivales.