Ocho años de despojos

Boca quedó afuera con Mineiro por obra y gracia de la Conmebol, burda como nunca pero eficiente como siempre. El Xeneize dio la talla a pesar de sus pocas variantes ofensivas.

¿Es lógico plantearse como máximo objetivo la conquista del torneo que maneja una organización manchada por todas las corrupciones? ¿Tiene sentido invertir en la contratación de futbolistas para participar de un torneo donde juegan y dirigen suspendidos e inhabilitados? ¿Corresponde invertir semejante energía para que te toque Andrés Rojas, un colombiano que en la Libertadores anterior fue designado para cinco encuentros con la llamativa coincidencia de que tres veces arbitró al mismo club argentino.

El párrafo anterior -escrito después del empate en la ida- va a cumplir ocho años de vigencia. Desde 2013 hasta la fecha, al margen del planteo de los técnicos, la actitud de los jugadores o el proceder de la dirigencia, Boca fue perjudicado en todas las competiciones de Conmebol.

La secuencia empezó con la omisión de un penal, gentileza de Vigliano, en la ida de cuartos 2013 vs. Newell’s. Siguió con una cacería en la Bombonera avalada por Trucco, un hombre no idóneo para semejante instancia (semi de Sudamericana 2014). Continuaron dos parciales actuaciones de Delfino en el Monumental, con errores de tal grosería que llevaron al propio juez a admitirlos (varios años después, por supuesto). Se prolongó con un gol no convalidado en Ecuador, que ponía 2-0 la semi de 2016 ante Independiente del Valle. Alcanzó un pico de impunidad con el ataque a la delegación en la frustrada final de noviembre de 2018. Se extendió con el penal fantasma para River en 2019. Los últimos hitos de la enumeración son conocidos, sin olvidar que en octavos y cuartos de 2020 hubo ostensibles fallos adversos frente a Inter y Racing.

Ostojich (URU) en la cancha y Bascuñán (CHI) en el VAR son designaciones de garantía para la Conmebol. Por si alguien no lo sabía, anoche terminó de confirmarlo.

En próximas ocasiones hablaremos de este plantel de Boca, calificado de media cancha hacia atrás y con pocas variantes arriba.

 

MuyBoca es y seguirá siendo gratis. Pero si te gustan nuestros newsletter, seguís nuestras redes sociales, disfrutás de nuestros diseños, escuchás nuestros podcast y querés apoyar el proyecto, no nos vamos a negar… Acá te dejamos el link de la app Cafecito: podés ingresar y donarnos el precio de un café (o varios…) para ayudar a crecer a este medio.

https://cafecito.app/muyboca

Comentarios

  1. Anoche, después del partido y masticando más bronca y odio que ravioles, le leía a mi viejo la columna tuya, Marcelo, de la semana pasada, remarcando precisamente ese párrafo que ahora destacás.
    Dos veces en una semana me (nos) arruinaron el grito de gol apasionado, el abrazo, la descarga, las palabras de elogio y amor al jugador que anota. Nos sacaron lo más sagrado del juego.

  2. Excelente tu columna Marce. Expresa lo que sentimos todos los bosteros desde hace 8 años. El punto es:

    ¿qué hacer ante esto? ¿vamos a seguir siendo parte del circo de esa maldita corrupción? ¿los convidados de piedra?

    ¿de qué manera podríamos «patear el tablero», en vista de que esta gente NO VA A PERMITIR QUE BOCA GANE LA COPA?

    Encima en la FIFA esta macri, otro garc4 que lo quiere ver muerto al Boca de Román. ¿Entonces?

    Tengo una bronca tremenda. Tal vez nosotros los hinchas deberíamos juntarnos y hacer algo: alguna convocatoria, denuncia masiva contra la Conmebol… no lo sé. Como bien lo dijiste varias veces Marcelo: Es Boca contra TODOS.

    Abrazo,
    AGUANTE BOCA!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.