La metáfora del caos

Boca goleó en el arranque de su defensa de la Copa Argentina tras días plagados de análisis extra futbolísticos en los medios. Próximo rival: Ferro o JJ Urquiza.

En los últimos cuatro meses, desde el 1-0 a Argentinos en Mendoza con gol de Vázquez, Boca ha disputado 17 partidos entre oficiales y amistosos. Ganó nueve, igualó siete y perdió uno. Dos de esos empates terminaron en definición por penales y festejos: Copa Argentina en Santiago del Estero ante Talleres y Copa Maradona en Riad contra Barcelona. La única derrota, con mayoría de suplentes, fue vs. Independiente en Avellaneda.

Los números son satisfactorios, a la altura de las siempre elevadas ambiciones del club. Sin embargo, antes o después de un resultado positivo e incluso luego de una consagración que no siempre está permitido celebrar, Boca es la metáfora del caos, una catástrofe de ciencia ficción, el prólogo del Apocalipsis, narrado con perverso placer y balbuceante castellano desde las más diversas plataformas.

Como las críticas a la inseguridad del arquero, las dudas de la defensa, la escasa contención del medio o la mala definición de los delanteros, desde Palacio hasta Villa, implican un riesgo cierto de caer en el ridículo, los cuestionamientos empiezan a apuntar al técnico. Battaglia, Russo o Alfaro no tienen la estatura de un mini Jürgen Klopp para reprochar en público a jugadores o médicos. También liga la dirigencia, sobre todo el vice.

Según el discurso de moda, inaugurado por el etimólogo local Oscar Ruggeri, Riquelme no está preparado para la función. El que sí parece idóneo es el presidente en uso de licencia de San Lorenzo de Almagro, quien le debe plata hasta al utilero del básquet y, sin generar en los medios la misma condena que una declaración de Benedetto, escracha impunemente a los acreedores desde sus redes sociales.

Ya que hablamos de básquet, es oportuno citar una frase del recordado entrenador León Najnudel. Si alguien afirmaba que tal jugador era un fenómeno, él solía preguntar: “¿Comparado con quién?”. Puede ser una frase útil para contestar cuando alguien te diga que este Boca es un desastre.

MuyBoca es y seguirá siendo gratis. Pero si te gustan nuestros newsletter, seguís nuestras redes sociales, disfrutás de nuestros diseños, escuchás nuestros podcast y querés apoyar el proyecto, no nos vamos a negar… Acá te dejamos el link de la app Cafecito: podés ingresar y donarnos el precio de un café (o varios…) para ayudar a crecer a este medio.

https://cafecito.app/muyboca

Comentarios

  1. Excelente columna como siempre, y valga la redundancia, cómo siempre es un placer leerlo pero debo hacerle una pregunta a su vasto conocimiento futbolístico.
    ¿No le parece que a Boca le cabecean con demasiada facilidad en el área?
    Banco a Seba como lo hice con todos los DT del club desde que tengo uso de razón y si le pregunto ésto es porque me inquieta ya que no importan los nombres, no ganamos una de arriba en nuestra área salvo nos caiga en la cabeza y eso, en la copa libertadores, me parece es casi una sentencia.
    Abrazo enorme de gol bien bostero.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.