¿Qué se juega Boca?

A horas de una nueva edición del Superclásico del fútbol argentino, desde MuyBoca proponemos hacer una revisión por la historia reciente para entender desde donde afronta el partido el equipo de Battaglia.

Cuando el mundo se paralizó por el COVID-19, detuvo con él un frenesí de encuentros (y de histeria) que venía en incremento entre Boca y River. La definición angustiosa de aquella Superliga 2020 que el equipo de Russo le arrebató al de Gallardo fue la última medida de un tiempo en el que el rendimiento del equipo ante el clásico rival había dejado tocado el orgullo de todos los bosteros.

Aquel punto de despegue colectivo que hubiera significado esa consagración se frenó abruptamente por un hecho absolutamente inusual, que nos dejó (además) más de 365 días sin Superclásicos. El 2020 fue un año de reinicio en muchos sentidos, y la historia dirá que también lo fue en este histórico enfrentamiento: porque si hasta entonces, el River de Gallardo había podido redimir en parte su complejo de inferioridad ante su máximo rival, en el 2021 las cosas fueron distintas.

Todavía con la resaca del Año Nuevo, La Bombonera fue testigo del primer Boca y River en tiempos de coronavirus, un partido cambiante, pero en el que Sebastián Villa terminó amargando lo que hubiera sido un triunfo visitante. Después vino otro empate en marzo, y ya para mayo y agosto, llegaron las dos eliminaciones en Copas vernáculas, a través de la inefable fórmula de los penales para alegría de los de Russo. La última función de octubre, ya con Battaglia en el banco, fue sin dudas la más floja de las cinco, más allá de ser la única derrota, lo que dejó una sensación de regresión entre hinchas y protagonistas. Así es que llegamos hasta el presente, y en la antesala de lo que será el Superclásico N°258 en casi 110 años de historia, surge el interrogante que disparó este artículo: ¿qué se juega Boca el domingo?

En primera instancia, buscará ratificar el rumbo que empezó a transitar en el último partido ante Estudiantes, lo que redundaría en un espaldarazo para la identidad que busca imprimir el entrenador; además, intentará cortar con la peor racha histórica en todo tipo de clásicos, ya que lleva 11 partidos sin ganar en los 90′. A su vez, sería la primera victoria para Battaglia en este tipo de enfrentamientos, y significaría también volver a decir presente en el Monumental después de 5 años, tras aquel gol de Nández a finales de 2017.

Pero por sobre todas las cosas, y teniendo en cuenta las últimas visitas a Nuñez, Boca se debe un clásico en donde imponga condiciones, donde como dijo Sebastián en la conferencia previa: «ellos se preocupen por nosotros», un partido íntegro, completo, en el que decir presente. Como aquel 2-0 en 2003, con goles del actual entrenador y Pedro Iarley; como el 1-0 con gol de Viatri para comenzar a ganar el título en 2008; como el 1-0 de Lodeiro en 2015; o como el 4-2 de la mano de Carlitos en 2016. Hacer respetar la historia, ni más ni menos. Ante esa misión está hoy el equipo de Battaglia. Por él, por ellos, por nosotros: Boca nunca teme luchar.

 

MuyBoca es y seguirá siendo gratis. Pero si te gustan nuestros newsletter, seguís nuestras redes sociales, disfrutás de nuestros diseños, escuchás nuestros podcast y querés apoyar el proyecto, no nos vamos a negar… Acá te dejamos el link de la app Cafecito: podés ingresar y donarnos el precio de un café (o varios…) para ayudar a crecer a este medio.

https://cafecito.app/muyboca

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.