La amarilla Monumental

Con la camiseta alternativa, Boca se hizo fuerte en Núñez: triunfo ante River con una avivada de Villa y paso adelante en el proyecto de Battaglia. Leé la columna de Marcelo Guerrero.

El viernes, con otro buen rendimiento del canterano xeneize Ignacio Ezequiel Agustín Fernández, Tigre goleó 4-0 a Platense. A fines de enero, en un ensayo con (poco) público, River le ganó 3-0 al mismo rival. Al cabo del amistoso, desde la cadena ESPN -organizadora de ese evento- una panelista elogió la salida que aportaba el recién incorporado defensor González Pirez. Otro portador de micrófono se animó a decir en la misma pantalla que «los partidos más difíciles del equipo de Gallardo serán los jueves, cuando enfrente a los suplentes». Consulte a su cable-operador para saber si la señal transmite un nuevo clásico en 72 horas.

El establishment periodístico deportivo ha consagrado que, desde hace mucho, River juega mejor que Boca. Es difícil pedir precisiones temporales, toda vez que existe controversia acerca de la fecha de fundación de uno de esos clubes. El discurso se volvió enfático desde el segundo semestre de 2014, algo más de siete años. Ya que mencionamos ese número, ¿alguien podría explicar cómo en los últimos siete cruces oficiales un Boca tan inferior venció dos veces en los 90 minutos a este majestuoso River, dos más por penales, empató otras dos y apenas perdió una, de visitante, por un gol y con uno menos desde los 15 minutos?

El director técnico derrotado usó la palabra «accidente» para justificar el resultado adverso. La habían utilizado algunos de sus propaladores estelares, por ejemplo después de aquel 3-4 con Lanús o el súbito 1-2 vs. Flamengo. Cuando las diferencias han sido mayores, 0-3 ante FC Barcelona, 0-4 contra Atlético Mineiro, el atenuante fue la diferencia de presupuesto. Ni hablemos de los petrodólares del Al Ain. En el manual también figuran porcentajes de posesión, tiros al arco, recuperaciones en campo contrario, kilómetros recorridos o alguna otra estadística avanzada como excusas para disimular los porrazos.

Este proyecto de Battaglia, que empieza a enderezar una columna vertebral, suma el oxígeno de jóvenes en vías de consolidación y dispone de relevos útiles, corrigió el rumbo con dos triunfos valiosos y arco invicto fuera de casa. Además de los obvios reconocimientos a Rossi y Villa, decisivos ya en varios clásicos, hay que destacar la actuación de Zambrano. Probablemente haya sido la mejor del peruano con este uniforme, amarillo ayer, blanco en alguna noche inolvidable. Al margen de diseños y colores, de relatos que enaltecen a unos y envilecen a otros, hay un dato concreto, visible, irrefutable: la camiseta de Boca sigue siendo la más vestida del país.

MuyBoca es y seguirá siendo gratis. Pero si te gustan nuestros newsletter, seguís nuestras redes sociales, disfrutás de nuestros diseños, escuchás nuestros podcast y querés apoyar el proyecto, no nos vamos a negar… Acá te dejamos el link de la app Cafecito: podés ingresar y donarnos el precio de un café (o varios…) para ayudar a crecer a este medio.

https://cafecito.app/muyboca

Comentarios

  1. Battaglia solo falló en ponerlo a Benedetto. Por lo demás, todo bien. No habia otra cosa que hacer, luchar, aguantar, ser solidario, no pisar el palito de Gallanto de jugarle golpe x golpe , de igual a igual, y tratar de liquidarlos en un contraataque. Rossi nos aseguró los 3 puntos que por ahi se escaparon en el partido anterior. Aplausos. Y Vázquez, haganlé una clausula de 50 palos, sino, lo vamos a perder pronto. Al final lo que parecía una preminencia avasallante de la era Gallanto, solo se limita a descontarnos, por ahora, solo por ahora, 2 triunfos solamente. Chau, Felicidades!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.