Faltó un poco…

Boca mejoró en Liniers pero no logró quebrar el cero ante Vélez: la ausencia de peso ofensivo hizo que las aproximaciones del ST no tuvieran premio.

Para empezar, una curiosidad de este fixture: así como se disputaron de visitante seis de los últimos siete cruces con Independiente y Estudiantes, cinco de los últimos seis contra Vélez fueron en Liniers. Se trata de un estadio de fácil acceso, sin duda. Además, la Liga Profesional es una organización joven y su todavía presidente Tinelli está acomodándose. Ya demostró que aspira a niveles máximos de prolijidad y cumplimiento cuando no quiso postergar un partido de Boca, ocasionalmente ante el club del cual se ha tomado licencia.

Durante aquellos días finales de julio pasado se produjo el debut en Primera de Gabriel Agustín Aranda, alias Pola, oriundo de Ezeiza, central de 1.90 metro que en una semana cumplirá 21 años, campeón con la Reserva en 2021. Cabeceador en las dos áreas, rápido para su altura, expeditivo y de sorprendentes progresos para quienes lo siguen de chico, Aranda aprobó en el Amalfitani y se suma como opción en un puesto donde titular (Izquierdoz) y primer suplente (Zambrano) son bajas por lesión.

Un 9 de abril de medio siglo atrás, también por la novena fecha de un torneo y en esa misma cancha, Roberto Mouzo -debutante en 1971, con motivo de una huelga de profesionales- reemplazaba como número 2 al cordobés Nicolau y se lucía en una festejada victoria 4-1 sobre Vélez. El zaguero de 19 años apenas perdió una vez al 9 rival, quien aprovechó para descontar. Se consigna el hecho sin ánimo de buscar paralelos, por favor: este Pratto es incomparable con aquel Bianchi.

A Boca le faltó anoche, sobre todo en el segundo tiempo, ese delantero que concretara alguna de las varias aproximaciones peligrosas. O un volante al que se le destapase el arco, como pidió Battaglia. Desde uno del Pulpo González, en el 8-1 a Central Córdoba, no se gritan goles de mediocampistas. Sabe de lo que habla el director técnico: en la campaña del Apertura 2003, antes del viaje a Japón, él ayudó con tres tantos valiosos a la consagración. Es la misma persona, por si alguna gente lo ha olvidado.

MuyBoca es y seguirá siendo gratis. Pero si te gustan nuestros newsletter, seguís nuestras redes sociales, disfrutás de nuestros diseños, escuchás nuestros podcast y querés apoyar el proyecto, no nos vamos a negar… Acá te dejamos el link de la app Cafecito: podés ingresar y donarnos el precio de un café (o varios…) para ayudar a crecer a este medio.

https://cafecito.app/muyboca

Comentarios

  1. El equipo no se sabe a qué juega. O los jugadores no entienden al DT o este no sabe transmitir lo que quiere. Dependemos de los aciertos individuales. Aranda demostró que está por arriba de Zambrano y Figal (no juega mal, sino que lo hace para los contrarios) y Rojo está en un momento malo. En el segundo tiempo Romero entregó un poco más de fútbol y coherencia. Villa y Vázquez son nuestras mayores esperanzas. Bien Vega y bien Pol Fernández. Rossi recupeó su seguridad

  2. Por ahi algún chico joven o un adulto olvidadizo, sean capaces de insultar a seba. Pero no creo que el grueso de los que amamos a boca lo haga. Eso no.quiere decir que no veamos la realidad. Jugamos mal y a veces muy mal. Es verdad que ganamos partidos y en el.campeonato estamos ahí nomas . Pero francamente no hay idea de juego. Me acuerdo cuando arranco Guillermo. De una semana a otra veías avances. Acá se ven retrocesos y jugadores.que pierden nivel. No creo que mejoremos. Pero por suerte la gran mayoría de las veces me.equivoco.
    Abrazos bosteros y a tirar para adelante

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.