Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Desde hace una década, desde aquel campeón invicto de Falcioni que también ganó la Copa Argentina y fue finalista de la Libertadores, se cuestiona a Boca -en un largo punteo de deficiencias- porque «carece de identidad, le falta una idea, nunca se sabe a qué juega…». Panelistas de televisión, esos que visten chupines o toman vinos regalados, encabezan la diatriba, escoltados con alto entusiasmo por fugaces estrellas de Twitter.

Algunos números destruyen sus discursos deprimentes. El Boca de estos años, más allá de arqueros, capitanes, técnicos o sistemas, tiene objetivos claros. Uno fundamental es el aspecto defensivo, paradójicamente uno de los más criticados. El campeón de la Copa Argentina 2021, consagrado después de haber recibido un gol en seis cruces, cerró su actuación en la fase clasificatoria de este torneo como la valla menos vencida de la Zona 2.

Aunque ha habido excepciones, una reciente de local con Godoy Cruz por ejemplo, no es frecuente que a Boca le lleguen mucho y menos aún que le conviertan con frecuencia. Al campeón de la Superliga 19/20, dirigido entre Alfaro y Russo, le anotaron solo ocho veces en 23 fechas. Y el de la 18/19, que fue tercero, apenas sufrió dos goles más que Racing, líder en las posiciones y en el rubro. Podrían agregarse otras cifras demostrativas.

En el fútbol la identidad y las ideas no son exclusivamente ofensivas. También se construye desde abajo, con el arco cuidado. En Boca es un mandato transmitido por aquella defensa que se recitaba de memoria: Vacca, Marante, Valussi, Sosa, Lazzatti, Pescia… Heredado por Roma, Silvero, Marzolini, Simeone, Rattin y Orlando (años 60). Respetado por Gatti, Sá, Tarantini, Pernía, Suñé y Mouzo (70). Con ellos atrás, un gol era suficiente para ganar.

Este equipo de Battaglia se debe construir sobre esas bases. Tal vez sea justo concederle algo más de nueve meses a un tipo que se colgó 19 medallas en el club. Él dentro de la cancha supo interpretar ese legado histórico resistente, imborrable, esa identidad que es orgullo de Boca y una de sus varias grandezas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Depende de sí mismo

Boca jugó un buen partido ante Corinthians pero no logró pasar del 1-1 ante un equipo brasileño que demoró constantemente el juego. Está a dos partidos de un gran cierre de semestre.

Entre crisis y finales

Boca eliminó a Racing en cancha de Lanús tras aguantar en los 90′ y volver a triunfar en los penales. Definirá el próximo fin de semana en Córdoba un nuevo título local.

Tan mal no juega…

Boca borró de la cancha al elogiado Defensa y Justicia y se metió en semifinales de la Copa de la Liga. Se viene Racing el sábado en Lanús.