De la primera hora en Guayaquil puede decirse que Boca trabajó a reglamento, casi como una protesta silenciosa por tener que jugar domingo y martes. De los 15 minutos posteriores al 0-1 debe aceptarse que faltaron reflejos para activar el plan de emergencia. Y de los últimos 10 solo cabe lamentar las oportunidades perdidas, valorando esas dos llegadas al fondo de Zeballos que lo proyectan como un valor interesante (sería mejor probarlo en amistosos que en la Libertadores, pero así está armado hoy el fixture).

Llama la atención leer a habitantes de las redes que todavía son incapaces de sumar goles a favor y en contra. Naturalmente que el próximo partido contra el subcampeón 2020 y 2003 es importante, pero de ninguna manera define la clasificación. Algunos/as se alarman por las goleadas de Barcelona y Santos a The Strongest, comparándolas con el corto 1-0 de Boca. No fueron en La Paz, gente. Después de un par de semanas tranquilas, quizás generó cierta alteración el empate de Las Gladiadoras…

Si la derrota de anoche sirve para recordar que nunca es un trámite sencillo avanzar de fase, al menos es un consuelo. Ya con los titulares descansados, Boca irá el martes 11 a buscar un resultado que lo acerque a octavos. Desde el 2000 siempre consiguió ese objetivo, así que con calma.

Por @lucasg91

Boca cerró una semana ideal con la victoria por 2-0 ante Huracán y, casi sin descanso, ya tiene encima el duro duelo ante Santos, verdugo en semifinales de la última edición de la Copa Libertadores. El Peixe, sin embargo, está lejos del nivel que mostró hace apenas dos meses atrás. La venta de Yeferson Soteldo, sumado a otras bajas y las derrotas en los últimos encuentros, colmaron rápido la paciencia de Ariel Holan, que dejó su cargo el día anterior al partido con el Xeneize. El equipo de Miguel Ángel Russo viene de vencer por 1-0 a The Strongest y busca dar otro golpe de autoridad frente al conjunto brasileño en La Bombonera.

Si bien llega tocado por las ausencias por COVID-19, Boca encontró respuesta rápida en los juveniles del medio campo, Medina-Varela-Almendra, que tendrán su cuarto partido consecutivo como tridente titular. La mayor incertidumbre se encuentra en el lateral izquierdo, donde Fabra está suspendido y Mas quedó descartado por una molestia fisíca. Capaldo estará por el carril derecho y en el otro bando la duda se debate entre Buffarini con perfil cambiado o Sández, otro chico de las inferiores.

Pese a que su testeo para COVID dio negativo, Russo volvió a preservar a Andrada, que no concentró, y mantendra a Rossi en el arco. La otra duda del equipo es la presencia de Soldano, autor de dos goles en los últimos tres partidos, u Obando, de buena actuación en La Paz. El Xeneize, que tiene un pie adentro en la próxima fase de la Copa de la Liga, busca seguir el mismo camino en la Libertadores.

El equipo de Russo recibirá a Santos este martes a las 21:30 por la segunda fecha de la fase de grupos y formaría con: Rossi; Capaldo, López, Izquierdoz, Buffarino o Sández; Medina, Varela, Almendra; Villa, Tevez, Soldano u Obando.

Por @lucasg91

Boca superó todas las adversidades, entre ellas casos de COVID-19, lesiones y la siempre incómoda altura de La Paz, y se impuso por 1-0 a The Strongest para arrancar firme su camino por la Copa Libertadores. Miguel Ángel Russo ratificó en Bolivia al medio de juveniles que había sorprendido ya en la victoria ante Atlético Tucumán por la Copa de la Liga. Medina-Varela-Almendra, o la MVA como ya empiezan a apodar los hinchas al tridente, volvió a lucirse en el ámbito internacional y se ganó una nueva oportunidad ante Huracán.

El Grupo B, con Vélez como líder indiscutido con 22 unidades, tiene al Xeneize como uno de los cuatro escoltas, junto a Independiente, Talleres y Lanús, todos con 16 puntos. Solo los cuatro primeros avanzan a la próxima fase y, por eso, Boca no puede desviar el ojo del certamen doméstico para enfocarse en la Libertadores. Así, el entrenador realizaría apenas dos modifcaciones respecto del equipo que venció a The Strongest.

En la defensa, Frank Fabra, quien está suspendido por dos partidos más en la Copa, ingresará en lugar de Emmanuel Mas. En el ataque, Carlos Tevez, que había sido preservado y no había viajado a La Paz, reemplazará a Franco Soldano. Otra de las novedades en la lista de convocados sería la vuelta de Cristian Pavón. Su último encuentro con el Xeneize fue la caída por 2-0 ante Tigre por la final de la Copa de la Superliga, el 2 de junio de 2019.

El Xeneize aún sigue con varias bajas por COVID-19: Zambrano, Rojo, Campuzano y Cardona esperan el alta, mientras que Andrada sigue aislado por ser contacto estrecho de un positivo. Además, Zárate se está recuperando de una lesión muscular. Boca recibirá a Santos el martes en La Bombonera por la segunda fecha de la fase de grupos de la Libertadores.

Por lo pronto, el Xeneize visitará este sábado a Huracán a las 18:00, y el equipo formaría con: Rossi; Buffarini, López, Izquierdoz, Fabra; Medina, Varela, Almendra; Villa, Tevez y Obando.

Por @lucasg91

La derrota ante Unión acrecentó las dudas sobre el funcionamiento de Boca, que ni siquiera con el regreso esperado de Edwin Cardona mostró una mejora. El Xeneize comprometió su futuro en la Copa de la Liga y necesita una victoria ante Atlético Tucumán este sábado para iniciar su camino en la Libertadores con algo de respaldo en el ámbito local. Hoy el equipo de Miguel Ángel Russo está quinto en el Grupo B y fuera del grupo de los clasificados a la próxima etapa.

El entrenador mete mucha mano en el armado del 11 dejando en claro que el objetivo principal es la Libertadores, en la que Boca tendrá un debut complicado visitando a The Strongest el próximo miércoles en la altura de La Paz. Por una molestia muscular, Marcos Rojo será preservado y el Xeneize cambiará el esquema volviendo a una línea de cuatro en el fondo. Agustín Rossi reemplazará a Esteban Andrada en el arco y Lisandro López a Carlos Zambrano por haber sido contacto estrecho de un caso de COVID-19.

Los juveniles Cristian Medina y Alan Varela se suman a Agustín Almendra para conformar un mediocampo formado exclusivamente por jugadores de inferiores. Por último, Mauro Zárate ingresará por Cardona, otro de los reservados para el estreno por la Copa en Bolivia.

Boca, con un esquema de 4-3-1-2, recibirá a Atlético Tucumán este sábado a las 18:00 (estaba previsto a las 21:00 pero se adelanto por las restricciones en el AMBA) por la décima fecha de la Copa de la Liga con los siguientes 11: Rossi; Buffarini, López, Izquierdoz, Fabra; Medina, Varela, Almendra; Tevez; Villa y Zárate.

Por @lucasg91

Sin lucir, Boca logró un triunfo clave ante Defensa y Justicia para volver a ponerse en órbita en la Copa de la Liga e ingresar al Top 4 de clasificados a la próxima ronda. El Xeneize busca mantenerse en la zona de privilegio en su visita a Unión. Es el último encuentro antes del inicio de la triple competencia. Este viernes se llevó a cabo el sorteo de la Copa Libertadores, y el equipo de Miguel Ángel Russo, que integra grupo con Barcelona de Guayaquil, The Strongest y el ganador de la serie entre Santos y San Lorenzo, no tendrá descanso a partir de su debut el 21 de abril en la altura de La Paz.

La mejor noticia de la semana para Boca es el regreso de Edwin Cardona, la figura en lo que va del 2021 del equipo y el principal armador de juego. El colombiano se había lesionado en la previa del Superclásico y estuvo ausente en cinco partidos. Otro que regresará al equipo titular es Agustín Almendra, que recuperó terreno en la consideración de Russo y relegará al banco a Cristian Medina.

El que no estará por ser positivo de COVID-19 es Nicolás Capaldo, que será reemplazado por Julio Buffarini. Si bien se especuló con que retome las negociaciones para su renovación, el ex San Lorenzo no continuará después de junio. Gonzalo Maroni y Agustín Obando, que dieron negativo a los testeos pero presentaron síntomas, fueron descartados por preacución.

Así, el Xeneize visitará a Unión este domingo a las 18:30 y Russo utilizaría a los siguientes 11: Andrada; Zambrano, Izquierdoz, Rojo; Buffarini, Almendra, Campuzano, Cardona, Fabra; Villa y Tevez.

Por @lucasg91

Boca apaciguó las críticas con el triunfo ante Defensores de Belgrano, que lo puso en octavos de Copa Argentina donde podría enfrentarse ante River. Ahora el Xeneize busca en su visita a Independiente el mismo envión que logró en Avellaneda en la Copa Diego Maradona, cuando se impuso con goles de Soldano y Cardona ante el Rojo. El margen de error actual es escaso tras la caída con Talleres y el equipo de Miguel Ángel Russo no puede ceder más terreno con un Vélez que lidera con holgura el Grupo B del torneo.

El entrenador volverá a apostar a la línea de cinco en el fondo que tuvo un rendimiento aprobado en el Superclásico. Maroni seguirá ocupando el lugar de Cardona, que está cerca de recibir el alta médica. Rojo regresará al banco luego de ser titular ante Defensores de Belgrano, donde dio indicios de su potencial para conducir la salida de Boca. Al ex Manchester United lo siguen cocinando a fuego lento en cuanto a su puesta a punto física pero es cuestión de tiempo para que se gane su lugar en la defensa.

En el Rojo estará un querido y viejo conocido en el banco como es Julio César Falcioni, campeón del Torneo Apertura 2011, Copa Argentina 2012 y finalista de la Libertadores 2012 con el Xeneize. El ex DT de Boca le dio solidez en poco tiempo a Independiente, que apenas recibió tres goles en la actual Copa de la Liga.

El equipo de Russo, que visitará al Rojo este domingo en Avellaneda a las 21:00, formaría con: Andrada; Capaldo, Zambrano, López, Izquierdoz, Fabra; Medina, Campuzano, Maroni; Villa y Tevez.

Por @lucasg91

Tras otro empate Superclásico en La Bombonera, en el que Boca perdonó en un par de oportunidades el 2-0 y también estuvo cerca de perderlo, el equipo de Miguel Ángel Russo recibe a Talleres y necesita ganar para no alejarse de la cima del Grupo B de la Copa de la Liga. El entrenador mantendrá la fórmula que utilizó en el duelo ante River con línea de cinco en el fondo y el ingreso de Rojo en lugar del expulsado Zambrano. El ex Manchester United tuvo su debut ante el Millonario pero esta vez estará por primera vez desde el inicio.

El resto del equipo seguiría igual. La defensa que también integran López e Izquierdoz recuperó solidez con el nuevo dibujo y los centrales anularon casi sin inconvenientes a Borré y Suárez. Los pibes volvieron a responder. Capaldo fue quien consiguió con una buena trepada el penal que Villa cambió por gol y Medina jugó el Superclásico con una sorpresiva naturalidad para sus jóvenes 18 años.

Tevez había llegado con lo justo al duelo ante River por un esguince de tobillo, pero ya está mejor y arrancará como titular en el ataque. El que no está ni siquiera concentrado es Wanchope Ábila, que se operó de un hernia en enero y pese a ya trabajar a la par del resto, sigue sin oportunidades en la nueva temporada. Incluso se especula con una posible salida en junio.

Así, el Xeneize recibirá a Talleres este domingo a las 21:00 por la sexta fecha de la Copa de la Liga con: Andrada; Capaldo, López, Izquierdoz, Rojo, Fabra; Medina, Campuzano, Maroni; Villa y Tevez.

Por @lucasg91

Boca despejó dudas y consiguió una goleada histórica en Liniers por 7-1 ante Vélez justo cuando más necesitaba una inyección de confianza. En la previa del Superclásico de la Copa de la Liga, el equipo de Miguel Ángel Russo se reencontró con su mejor versión luego de meses de irregularidad. Sin embargo, como la paz es una utopía en la agenda del Xeneize, ahora las grandes incertidumbres pasan por lesiones claves en el armado del equipo para recibir al Millonario: Tevez y Cardona, las dos figuras del ataque, llegan tocados.

Ambos debieron retirarse antes de la práctica del jueves. El Apache sufrió un esguince de tobillo pero igual diría presente en el Superclásico, probablemente uno de los últimos de su carrera. En cuanto al colombiano, padece una molestia muscular en uno de sus cuádriceps y podría perderse el encuentro. El ex Atlético Nacional viene de marcar un golazo de tiro libre y darle una notable asistencia a Villa en el triunfo ante el Fortín. Es por lejos el más destacado y el que mueve los hilos en Boca.

La buena noticia para Russo es que Izquierdoz está casi recuperado de un golpe en una de sus costillas y podría regresar en el Superclásico. Zambrano sigue sin convencer y Lisandro López volvió en buen nivel pero el acompañante del Cali, en caso de que sea titular, no está definido aún. Rojo ya trabaja con normalidad pero aún no integrará el equipo.

Esta vez Russo no da pistas y el equipo es una incógnita. Las preguntas son varias: ¿llegan Tevez y Cardona? ¿Maroni se ganó un lugar como titular por lo hecho ante Vélez? ¿Capaldo seguirá como lateral derecho? ¿Cuál será la zaga central? La respuesta, según parece, recién llegarán con la planilla en la previa del duelo que Boca y River disputarán este domingo a las 18:00 en La Bombonera por la quinta fecha de la Copa de La Liga.

Por @lucasg91

Las dudas que Boca dejó en el empate ante Sarmiento en La Bombonera se acrecentaron en la semana con la sufrida clasificación ante Claypole, recientemente ascendido a la C, por apenas 2-1 en la primera ronda de la Copa Argentina y luego de arrancar perdiendo. El equipo alternativo no es una excusa para el Xeneize, que nunca pudo hacer sentir la supremacía que se esperaba en un duelo tan dispar y se salvó en varias ocasiones por las atajadas de Javier García. Los cuestionamientos al técnico y el plantel se profundizaron con un triunfo tan pequeño. Por poco el equipo de Russo evitó la deshonra y este domingo espera acomodarse en su visita a Vélez en la Copa de la Liga, donde solo suma una victoria.

La novedad para el encuentro ante el Fortín será el regreso de Carlos Tevez, que se perdió los últimos tres partidos por el fallecimiento de su padre. El Apache, por lejos la figura del Xeneize en el 2020, volverá a juntarse en ataque con Mauro Zárate, quien llega con presión por su sequía goleadora y su falta de ocasiones en su nuevo rol como 9.

Russo sostendrá a Capaldo como cuatro, que ante Claypole mostró por primera vez sus notorias fisuras en un puesto al que apenas se está acostumbrando. Jara y Buffarini, que pasarán al exilio en junio, siguen fuera del menú del entrenador.

El Vélez de Mauricio Pellegrino llega en una posición ideal: es líder del Grupo B con puntaje ideal luego de tres fechas disputadas. Independiente, con Julio César Falcioni en el banco, lo acompaña en la cima pero con un partido más jugado. Boca acumula dos empates y un triunfo, y busca meterse en la lucha, y levantar la moral a una semana del Superclásico ante River en La Bombonera.

El Xeneize visitará a Vélez en Liniers este domingo a las 21:30 y Russo utilizaría a los siguientes 11: Andrada; Capaldo, López, Zambrano, Fabra; Medina, Campuzano, Cardona; Tevez; Villa y Zárate.

Por @lucasg91

Este análisis fue publicado el pasado lunes en el newsletter de MuyBoca. Si querés leer más notas como estas suscribite gratis haciendo click acá.

El miércoles de la semana pasada, Boca confirmó a través de sus redes sociales la extensión del vínculo con Miguel Ángel Russo hasta diciembre de 2021. El jueves, con la noticia aún fresca, Diario Olé decidió publicar como bloque principal en su portada una encuesta: «¿Hizo bien Boca en renovarle anticipadamente a Russo?». Quizá ingenuamente, vamos a aceptar la propuesta y entraremos en el debate.

El primer ciclo de Russo fue en 2007, tras el dolor de no haber podido alcanzar el tricampeonato luego de la apurada partida de Alfio Basile y el ridículo experimento de Ricardo La Volpe. El DT ex Vélez llegó con un as de espadas: la vuelta de Juan Román Riquelme. El Xeneize ganó la Copa Libertadores y llegó a la anteúltima fecha del torneo local con chances, en una época donde la doble corona era una quimera. Ya sin Román ni el Cata Díaz, el Apertura tuvo a Boca alcanzando el cuarto puesto. Para cerrar el año, Russo y compañía viajaron a Japón como el primer equipo nacional participante en el Mundial de Clubes: le ganó 1-0 al Etoile de Túnez y cayó 4-2 ante el Milan. El Rossonero venía de jugar tres finales de Champions League en cinco años, diez de sus once titulares tenían Mundiales encima (el georgiano Kaladze, la única excepción), y contaba con cinco campeones del Mundial 2006 en el plantel: de nada valieron las excusas, el gol anulado a Palacio que la TV nunca repitió ni el palo de Ibarra con el partido 1-2; el ciclo de Russo estaba acabado.

Trece años después, Miguel volvió a Boca, de nuevo al mismo tiempo que Riquelme. Finalizó un solo torneo completo y lo ganó, significando quizá el título local más festejado desde 1998 para el club. Revivió a Carlos Tevez, confió en Jorman Campuzano, mantuvo las virtudes defensivas del ciclo anterior y recuperó a Frank Fabra, quien incluso volvió a su Selección. Logró sin despeinarse la clasificación a octavos de final de la Libertadores y tiene amplias chances de avanzar en el híbrido que tenemos por ahora como torneo nacional.

Sobran las razones para poner que sí en la encuesta de Olé, para justificar la renovación de Miguel antes de que finalice este atípico 2020. Pero la principal, quizá, es justamente que Russo es la chance de correr a Boca de esa vorágine que propone el medio y a la que muchas veces los hinchas nos subimos. El DT la sufrió en carne propia en 2007 y ahora, más experimentado, sabe manejarla: mide sus palabras, es prudente con los cambios en el equipo, apuesta al equilibrio fuera y dentro del césped y ya aseguró su continuidad pase lo que pase en estos meses. En tiempos de virales y alta exposición, Miguel Ángel es la mano que este Boca necesita para seguir pintando bien.

Por @lucasg91