El Consejo de fútbol parecía tener una línea a seguir a la hora de realizar incorporaciones pero la llegada de González no cumple algunos de esos requisitos: no es de Selección y no registra un paso por Boca. ‘El Pulpo’ si se suma a la lista de refuerzos a poco coste que ha tenido esta gestión: se liberó de Racing y el Xeneize se ahorró pagar una cuota que seguramente hubiese sido elevada, como cada vez que está metido Boca en el medio, en ese sentido fue una buena gestión silenciosa de Riquelme y compañía.

Diego González se muda de equipo grande a sus 32 años y con una inactividad de más de doce meses: en septiembre de 2019 se rompió los ligamentos y cuando se prestaba a volver a las canchas en este 2020 apareció la pandemia. Aun así, el volante formado en Lanús llega a Boca como una opción para una zona central del mediocampo que se vio debilitada por la salida de Marcone y la ausencia en rebeldía de Almendra: sólo quedaban Campuzano, Pol Fernández y Capaldo en medio de un calendario cargado y sin pausa por fechas FIFA.

En un juego de parejas, González entra en el equipo “alternativo” de Russo como el volante central posicional junto a Capaldo, pero también podría jugar suelto con Campuzano o Pol, en caso de ser necesario. El nacido en Lomas de Zamora hace 32 años, inició su carrera como volante defensivo pero cuando los mellizos Barros Schelotto dirigieron a Lanús lo convirtieron en un medio mixto. Para esa transformación fue importante Leandro Somoza, quien compartía el mediocampo en el equipo campeón de la Sudamericana 2014, hoy ayudante de Miguel Russo.

Al margen de su ya conocido temperamento y su personalidad que hacen despejar las dudas sobre su adaptación al famoso «Mundo Boca», una de las características más distintivas de Diego González es su capacidad para llegar al gol: en su carrera profesional registra 37 festejos entre Lanús, Rosario Central, Racing, Santos Laguna y Tijuana. Anotó más goles que Pol Fernández (18), Jorman Campuzano (1) y Nicolás Capaldo (0) juntos.

En silencio y cuando nadie lo esperaba, Russo sumó una nueva opción para su mediocampo. Una opción a poco costo, Boca sólo tendrá que pagarle su contrato, y con poco riesgo teniendo en cuenta las condiciones probadas de González, un jugador con más de 350 partidos oficiales y que salió campeón a nivel local e internacional, que sabe que llega sin ritmo a un equipo campeón del fútbol argentino y protagonista de Copa Libertadores. El Pulpo llega a sumar.

En el último partido disputado previo al parate por las Eliminatorias de la Conmebol, en el empate en cero ante Libertad, Andrada logró su valla invicta número ¡45 en 69 partidos disputados! Es decir que el mendocino no recibió goles en el 65% de partidos que disputó en Boca. Si profundizamos la estadística de los goles recibidos, encontramos que Andrada recibió un total de 35 goles, traducido: un gol cada dos partidos. En esos partidos que recibió goles, el Xeneize ganó 9, empató 6 y perdió 9.

Los números no dejan de sorprender a pesar de que estamos hablando del arquero que rompió el récord de 825 minutos con el arco invicto en torneos locales que ostentaba Navarro Montoya y también el mismo que llegó a 1129 minutos sin recibir goles en toda clase de competencia, superando una marca centenaria establecida por Marcos Croce, de Racing, entre 1920 y 1921. Desde que llegó a Boca, Andrada emana seguridad.

¿Cómo se ubica Andrada en comparación con los otros grandes arqueros de la historia moderna Xeneize?

Oscar Cordoba tuvo 55 vallas invictas en 162 partidos jugados y Roberto Abbondanzieri sumó 122 partidos con el arco en cero en 345 presentaciones. Andrada está cerca de superar el número total del colombiano y muy lejos de Abbondanzieri, pero si proyectamos los números del actual arquero de Boca, en caso de jugar tantos partidos como el ‘Pato’, podría superar su marca sin problemas.

La diferencia entre ‘Sabandija’ y los dos históricos es la cantidad y la calidad de títulos: Córdoba ganó seis títulos, dos Libertadores y una Intercontinental; Abbondanzieri sumó 14 consagraciones, muchas como suplente de Oscar, pero también siendo clave en certámenes internacionales. Por el momento Andrada sólo suma dos títulos locales.

Andrada ya ocupa un lugar importante en la historia del arco xeneize, los números así lo demuestran. Pero cuánto crecería su leyenda si permaneciera un tiempo prolongado con el buzo de Boca. Aunque hoy la situación no parece probable, ojalá podamos celebrar el centenar de partidos de Esteban en el 2021 y que eso haga seguir creciendo sus récords. Tenemos arquero, que sea para rato.

El contexto pandémico mundial obligó a pausar el certamen continental más importante de la Conmebol durante seis meses. El coronavirus azotó con distinta intensidad a los países de la región, lo que dejó escenarios muy distintos a la hora de organizar la vuelta del fútbol en cada liga local. Es por eso que cada uno de los 32 equipos de la Libertadores tendrán realidades distintas. A continuación te contamos cómo llegan los tres rivales de Boca.

LIBERTAD

Los conjuntos paraguayos, como los brasileros, serán los que lleguen con más partidos en el lomo. El equipo de Ramón Díaz se medirá con Boca el próximo jueves después de disputar once partidos del Apertura paraguayo. Fueron seis victorias, lleva tres al hilo previo al partido del jueves, dos empates y tres derrotas.

Dato: metió diez goles en sus últimos dos partidos.

INDEPENDIENTE DE MEDELLÍN

El equipo colombiano tiene un presente algo mejor que Boca: si bien no ha disputado partidos desde el 0-3 en la Bombonera del 10 de marzo, lleva un par de semanas de entrenamiento de fútbol con plantel completo. La vuelta de la actividad en Colombia está estipulada en la previa del duelo ante Boca en Medellín, después del reinicio ante Caracas.

Dato: de aquel partido en la Bombonera, Independiente de Medellín sufrió la salida de Andrés Ricaurte, Adrián Arregui y Juan Fernando Caicedo, titulares esa noche.

CARACAS F.C.

Los equipos venezolanos son los que llegan con mayor incertidumbre: todavía no tienen fecha para el reinicio de su competencia local. Y si nos centramos en Caracas, el panorama se presenta algo más complicado: al igual que Boca, sufrió un brote de coronavirus dentro del plantel y decidió suspender las prácticas durante diez días. En la actualidad lleva entrenando casi tres semanas sin contratiempos.

Dato: Bernardo Añor, lateral izquierdo titular en el primer partido de la fase de grupo ante Boca, rescindió su contrato después de dos años y medio en la institución.

El calendario de Boca

  • 17-9 vs. Libertad en Paraguay
  • 24-9 vs. Independiente en Colombia
  • 29-9 vs. Libertad en Argentina
  • 22-10 vs. Caracas en Argentina

Una vez acordadas las continuidades de Tevez, Zárate y Soldano y el arribo de Javier García, el Consejo de Fútbol sumó su segunda incorporación del mercado de pases, un viejo conocido: Edwin Cardona. El mediocampista colombiano volverá a Boca después de casi dos años de su último encuentro, aquella victoria ante Independiente en Avellaneda con gol propio, y le dará continuidad a un ciclo que tiene 46 partidos, 11 goles y un título. ¿Podrá afianzarse de una vez por todas?

Con 27 años de vida, una década como profesional y casi 400 partidos oficiales disputados, Cardona afronta su octavo cambio de club. Un futbolista con un talento que sobresale de lo normal, lo que hace que despierte el interés de muchos clubes, pero con una irregularidad marcada en su rendimiento que provoca que no se pueda afianzar en ningún lado.

Edwin Cardona debutó en 2009 en Atlético Nacional, donde jugó durante dos temporadas sin poder asentarse en el primer equipo. Salió a préstamo a Independiente Santa Fe en 2012, con el que se consagró campeón a nivel local, y a su regreso volvió a ser prestado pero a Junior de Barranquilla. En 2014 se ganó un lugar en Atlético Nacional y tuvo su mejor año en el fútbol colombiano: bicampeón local y finalista de la Sudamericana.

Crackdona

Esa actuación despertó el interés de Monterrey que compró su ficha por casi 5 millones de dólares. Su comienzo en México fue muy bueno, con goles y grandes actuaciones, pero luego su rendimiento empezó en curva descendente y los constantes roces con Mohamed lo convirtieron en descarte: la gota que rebalsó el vaso fue su negativa a ir a préstamo a Pachuca; días después, arregló su salida a Boca.

En el Xeneize estuvo 18 meses donde no pudo conquistar del todo a Guillermo Barros Schelotto y la dirigencia, que por ese entonces tenía a Angelici como cabeza, decidió no pagar la opción de compra que rondaba los 6 millones de dólares. Al regreso a México, Monterrey lo prestó a Pachuca en 2019 y a Tijuana a principios del 2020. Ahora el Xolos le buscó una salida ya que Pablo Guede, actual entrenador del equipo mexicano, confirmó que no contará con él.

En resumen, Cardona tiene poco apego a permanecer en un lugar, jugó en todos los clubes en los que estuvo pero por cuestiones extra futbolísticas, roces con entrenadores en gran parte, no tuvo continuidad en ningún lado a excepción de Atlético Nacional y Monterrey donde llegó al centenar de juegos.

¿Será Boca su lugar en el mundo? Por lo pronto su segunda vuelta tiene fecha de vencimiento, será un préstamo por 18 meses, dependerá de su nivel y su predisposición a permanecer en Argentina para que deje de ser un nómade.

Javier Garcia se convirtió en la primera incorporación del mercado de pases. El arquero formado en la cantera azul y oro regresa nueve años después al club donde disputó 45 partidos y ganó un título, el Torneo Apertura 2008. En aquel entonces, el nacido en Buenos Aires se hizo cargo del arco con tan solo 21 años y tuvo su única consagración a los pocos meses. Sin poder afianzarse, pubialgia de por medio, con la llegada de Falcioni finalizó su estadía en el club en 2011. Después de eso: ¿qué fue de la carrera de García?

“Javi” salió en préstamo a Tigre para no quedar colgado tras su disputa con Falcioni, pero se terminó quedando por muchos años. A fuerza de buenos rendimientos y grandes atajadas, García provocó que el Matador compre parte de su pase y le firme un contrato por tres temporadas. Fueron en total 184 partidos los que atajó en el conjunto de Victoria con rendimientos que lo llevaron a protagonizar campeonatos y a jugar competencias internacionales: la Copa Sudamericana 2012, donde llegó a la final, y la Libertadores 2013.

Tras seis años en Tigre, su buen rendimiento le abrió las puertas en otro grande de la Argentina y así con 30 años firmó contrato con Racing. Con un rol totalmente distinto, llegó como relevo de Juan Musso, en primera medida, y de Gabriel Arias, temporada más tarde. Javier García tuvo una labor destacada en el campeonato logrado con Coudet como DT: atajó siete partidos por una lesión de Arias y apenas recibió cuatro goles. Aunque su recuerdo más importante lo dejó a principio de año cuando tuvo atajadas importantes en el triunfo de Racing con dos hombres menos en el clásico de Avellaneda. En conclusión su ciclo en Racing cerró con 14 partidos jugados, 10 goles recibidos y un título.

En el 2020, con 33 años de vida y casi una década después de su último partido con Boca, Javi García vuelve a su casa, el club que lo formó. Llega con un rol determinado y al que ya está acostumbrado: será relevo de Esteban Andrada o Agustín Rossi, uno de los dos saldra del club sea en venta o préstamo. Un seguro de experiencia, recorrido y conocimiento del “mundo Boca” ante cualquier contratiempo.

‘Carlitos’ continuará agrandado su historia en Boca. Esa en la que ya lleva 10 títulos ganados, 246 partidos disputados y lo tiene dentro del top 15 de goleadores de la institución con 85 gritos. Esa en la que escribió una página dorada en los últimos partidos que se disputaron en el 2020, siendo clave para arrebatarle un título al River de Gallardo. Esa que arrancó hace casi dos décadas y hoy sigue vigente.

La negociación se estiró más de lo que uno hubiese deseado. El hincha Xeneize sufrió una situación desgastante donde un referente histórico y actual empleado de Boca, como es Bermudez, cruzó mediáticamente a Tevez generando un clima negativo e innecesario para la situación que se vivía: un fútbol parado hace más de tres meses y Boca como último campeón con Tevez como figura destacada.

Riquelme, quien parecía tener una actitud pasiva ante el conflicto mediático, fue quien destrabó la situación con una charla con el propio Tevez. El vicepresidente de Boca puso paños fríos y logró la continuidad de Carlitos para cumplir una de sus promesas en campaña: “Como director de fútbol de Boca quiero a Tevez en el equipo, siempre”, había declaro días antes de las elecciones.

La historia de Boca y Tevez sumará más capítulos. Esta nueva dirigencia que prometía un cambio con respecto a la anterior y el trato hacía los referentes parecía repetir la historia, pero después de dos semanas de idas y vueltas hubo final feliz. El ídolo se queda en casa.

Tevez arregló su contrato y continuará vistiendo los colores azul y amarillo por lo menos por un semestre más. A sus 36 años, ‘El Apache’ buscará estirar su historia gloriosa con el club que lo formó en inferiores y con el cual ganó una decena de títulos profesionales que van desde Torneos Locales, pasando por una Libertadores y una Intercontinental.

SUS NÚMEROS TOTALES

Tevez disputó 246 partidos oficiales en la primera de Boca siendo el 29no jugador que más vistió la camiseta Xeneize. Suma 144 triunfos, 60 empates y 42 derrotas.

Carlitos anotó 85 goles y se ubica en el puesto 13º de la tabla de máximos anotadores de la historia de Boca. El desglose dice que fueron 57 por torneo local, 18 por Libertadores, 7 en Copa Argentina, 2 en Sudamericana y 1 en Recopa. Sus víctimas favoritas fueron Lanús (6 goles) y Banfield (5).

LOS NÚMEROS QUE PERSIGUE

El Apache necesita 21 partidos más para superar a Graciani (250), Schiavi (253), Cagna (255) y Soñora (266) e ingresar al Top 25 de jugadores con más encuentros disputados en la historia Xeneize.

Con siete goles más, Tevez ingresará en el Top 10 de máximos goleadores de la historia de Boca, superando a Guillermo Barros Schelotto (86), Sergio Martínez (86) y Juan Román Riquelme (92).

Con 15 goles se convertirá en el octavo jugador xeneize en llegar al centenar de conquistas.

LOS NÚMEROS QUE JUSTIFICARON SU RENOVACIÓN

El 2020 de Tevez fue extraordinario. Cuando parecía que su llama se apagaba, Russo le dio confianza y Carlitos sacó su mejor versión en mucho tiempo. Jugó ocho partidos donde no conoció la derrota, 7 triunfos y un empate; y anotó 6 goles claves para la obtención del título.

Parece un loop constante de cada nota del mes de agosto: el básquet de Boca se arma para recuperar su lugar importante en la historia de la LNB. ¿Qué cambia de este año a temporadas anteriores? La dirigencia. Los nuevos encargados del básquet encaran su primer mercado al frente del área luego de las elecciones del pasado mes de diciembre y quieren arrancar pisando fuerte en un escenario tan ideal como peligroso para construir: Boca no tiene jugadores con contrato de cara a la próxima campaña.

Alejandro Desimone, presidente del básquet xeneize, habló con MuyBoca y contó sus sensaciones en el inicio de un nuevo proyecto: “Los presupuestos vienen de junio a junio, así que a partir de junio nos tocaba armar el nuevo presupuesto y el plantel. Me lo tomé muy en serio” y agregó sobre el plan que él encabeza que “El verdadero proyecto que hay que lograr es que Boca básquet se solvente sin depender tanto del fútbol”.

Todo proyecto necesita un hombre que lo guíe y desde Boca eligieron a Gonzalo García. “Escuché a los que sabían y me hablaron muy bien de Gonzalo como persona”, explicó Desimone que luego continuó: “Cuando charlé con él le gustó el proyecto y coincidió”. García firmó un contrato por dos temporadas con el objetivo de trabajar con mayor tranquilidad para sentar las bases de un proyecto que de resultados a futuro.

Garcia

A sus 53 años y luego de una extensa carrera de más de un cuarto de siglo, Gonzalo García dirigirá por primera vez a Boca. “Gonza” tuvo su último paso por la LNB en San Lorenzo con quien consiguió el título en las temporadas 2017-18 y 2018-19, sus únicas dos Liga Nacionales, y además obtuvo la Liga de las Américas en 2018 y 2019. García fue elegido por la dirigencia ya que creen que puede ser el encargado de dar el salto de calidad necesario para volver a ser protagonistas y además tendrá a un viejo conocido de la casa como asistente: Carlos Duró.

“Cuando contrato a un gerente (Gonzalo Garcia) lo dejo trabajar, el equipo lo arma él”, explicó Desimone que tendrá el duro trabajo de poder cerrar incorporaciones en medio de un contexto económico complicado que se ve reflejado en el éxodo de muchos jugadores a ligas del extranjero. Aun así, Boca pudo conformar al entrenador con sus dos nuevas caras: Nicolás De Los Santos y Leonel Schattman.

De Los Santos disputó su última temporada en la LNB con la camiseta de Olímpico, fueron 22 partidos con promedios de 11.2 puntos, 4 asistencias y 3.6 rebotes. Por su parte, Schattman jugó en la Liga Brasilera: con el Sesi Franca disputó 24 partidos con 9.5 puntos de promedio y 41% detrás de la línea de tres. Cabe destacar que ambos jugadores compartieron cancha desde 2013 hasta 2019 en Gimnasia Indalo, dirigidos por García, y en Quimsa.

El trabajo para completar el plantel puede incluir la continuidad de algunos jugadores del ciclo pasado. Es de público conocimiento que Boca buscará renovar a Boccia y Aguerre. Con respecto a esto Desimone explicó: “Se está hablando con alguno de los chicos para renovar. Estamos a la expectativa. En su momento no se sabía cuándo se iba a empezar y decidimos dejarlos en libertad de acción para no cortarle la oportunidad a nadie de que pueda ir a México u otro lado”.

Boca básquet pone primera y de cara a una temporada atípica, como serán todos los deportes en la nueva normalidad, sienta las bases de un proyecto que tiene un objetivo primordial: volver a poner al conjunto Xeneize en los primeros planos del básquet nacional.

 

Últimos movimientos:

  • Adrián Boccia renovó su contrato con el club. El referente estirará su tercer ciclo en el Xeneize que comenzó en 2017. Un jugador de jerarquía comprobada.
  • Manuel Buendía se convirtió en la cuarta ficha mayor confirmada. El base viene de jugar 25 partidos en la última LNB con la camiseta de Gimnasia de Comodoro Rivadavia donde promedió 11.5 puntos, 4 asistencias y 39% en triples.

De no suceder nada extraño, un giro de 180º que modifique la historia, en los próximos días Boca podrá anunciar la extensión del vínculo de Mauro Zárate por un año más con opción a seis meses extra para finalizar el 2021. De achicar las mínimas diferencias que existen entre lo que ofreció el club y lo que pretende el jugador, el Xeneize logrará la continuidad de uno de sus jugadores con más renombre, dueño de un talento que no abunda en todo el fútbol argentino y con ese potencial que despierta la ilusión de todos los hinchas.

Zárate arribó a Boca a mediados de 2018 en un pase que despertó controversia y en el que el jugador hizo mucho para que se realizara. Con Guillermo demostró su valor en la Libertadores anotando goles en las llaves mano a mano, pero el Mellizo no lo utilizó en los momentos determinantes del certamen. Ya en 2019, con Alfaro, siguió teniendo buenos rendimientos pero sin poder consolidarse en el once ideal, aunque la continuidad a un equipo no fue por lo que se destacó el ex entrenador. En esos 18 meses disputó un total de 63 partidos y anotó 17 goles, nada mal para un jugador que no se afianzó con ninguno de los dos entrenadores.

Su último semestre despierta dudas a la hora de hablar de una renovación de contrato. La llegada de Russo parecía una gran noticia para el ex Lazio y Fiorentina: un entrenador que lo conocía desde muy chico y que lo eligió desde el primer minuto para que sea su delantero principal. Pero las lesiones le jugaron una mala pasada y sólo lo dejaron disputar un total de 64 minutos oficiales distribuidos en dos partidos de Superliga, Independiente y Godoy Cruz.

Aun así, Mauro es un jugador de jerarquía y sin dudas con su continuidad Boca gana una alternativa importante para la ofensiva. Zárate no renueva para competir con Tevez ni para ser su sucesor en un futuro, sino que puede ser el ‘9’ titular: jugó en esa posición en el primer partido oficial del año compartiendo cancha con El Apache. Con la continuidad de Soldano en duda, el delantero que terminó siendo clave en el sistema Xeneize, la renovación de Zárate puede ser una solución para el cuerpo técnico de Miguel Russo.

Zárate dejó saber su deseo de continuidad, hizo mucho para llegar a Boca, incluso dejando de lado su idolatría en Vélez, como para irse por la puerta de atrás después de un semestre malo. La gerencia deportiva, con Riquelme a la cabeza, también apuesta por la continuidad del delantero de 33 años y confía en que el cuerpo técnico de Miguel Russo pueda sacarle la mejor versión, tal como lo hizo con Tevez. La otra renovación está encaminada y todo apunta a que Zárate tendrá más chances con la azul y amarilla.

El conjunto Xeneize sumará un refuerzo inesperado, Olaza retornará al club cuando todo parecía indicar que su buen nivel le daría continuidad en la liga de España. Desde el lado económico, Boca se priva de recibir un monto importante en dólares en un contexto global complicado, la cláusula de compra rondaba por los 3.5 millones, pero por el lado futbolístico recibe a un jugador que puede competirle de igual a igual a Frank Fabra, dueño del puesto durante todo el 2020.

En un comunicado oficial, el Celta de Vigo anunció la salida de Lucas Olaza después de no llegar a un acuerdo con Boca. El uruguayó disputó 42 partidos en un año y medio en el fútbol español. Fueron 40 por Liga y 2 por Copa del Rey, anotó 1 gol y repartió 7 asistencias. Olaza había partido rumbo a España en enero de 2019 y cuando parecía asentarse en su segundo ciclo en el Celta, la situación económica del equipo español lo obligó a regresar al fútbol argentino.

El primer ciclo de Olaza en el Xeneize fue cortó pero intenso. Con Guillermo como DT, el ex Talleres de Córdoba llegó a mediadios de 2018 y disputó un total de 11 encuentros en un semestre: 4 por Superliga, 1 por Copa Argentina y 6 en Copa Libertadores. El uruguayo llegó por la lesión ligamentaria de Fabra para competir con Emmanuel Mas, pero con personalidad, buena pegada y condiciones ofensivas, rápidamente le ganó el puesto al sanjuanino y fue titular en los partidos más importantes del semestre.

Cabe remarcar también que su permanencia en el club no está asegurada. Ante la superpoblación en el puesto que provocará su regreso y por la buena imagen que dejó en La Liga, Olaza puede ser transferido a otro club en caso de llegar una buena oferta. Boca no es la excepción del fútbol argentino, también necesitará hacer caja con algunas ventas y el uruguayo puede ser una de las salidas más factibles. 

Con más experiencia y condiciones ya demostradas, será un competidor de igual a igual en el lateral izquierdo si continúa en el club. A sus 25 años, el nacido en Montevideo podría regresar a Boca para tener un segundo ciclo en un club que no esperaba su vuelta pero que viendo el nivel demostrado en una de las mejores ligas del mundo lo recibirá con los brazos abiertos. En caso de lograr otra oportunidad en el fútbol europeo, seguramente dejará un buen número en las arcas xeneizes.