Cómo no vas a ir si Boca no pudo llevar visitantes en todo el año. Cómo no vas a ir si es en Mar del Plata, una de las ciudades más lindas del país, y encima pronostican sol y 25 grados. Cómo no vas a ir si tu novia y hasta el perro se suman a la escapada del fin de semana. Cómo no vas a ir, aunque no tengas entrada…

El viaje surgió de imprevisto, de impulsivo, y este cronista se mandó a MDQ sin ticket asegurado. El que ha ido con Boca de visitante lo sabe: nos conocemos todos y siempre aparece una mano amiga que alcanza una entrada sobrante cuando hace falta y más en partidos no definitorios como éste. La promesa de un colaborador del club de conseguir una popular bastó para tomar la autopista y llegar a La Feliz el sábado 2am (y documentarlo en Instagram con una foto alusiva).

El sábado amaneció con un solazo que invitaba al asado. Ya con los primeros carbones prendidos, aparecieron nubes y no en el cielo: el contacto del club avisaba que “estaba complicado” y la entrada no aparecía. Incertidumbre pero no desesperación: empezaron a volar mensajes para decenas de amigos. “Alguno va a conseguir”, era el mantra tranquilizante.

“No viajé”, “acá tenemos un ticket por cabeza”, “tenía una pero ya la ubiqué”, las respuestas negativas se empezaron a acumular y el vacío a la parrilla era cada vez menos tentador. El contacto del club intentaba pero no podía ayudar: no había noticias y ya avisaba que popular, imposible. “Decime que no hice 400km sólo para comer asado…”. Abrir Instagram y ver las respuestas a la foto de la entrada a MDQ fue la insólita solución.

Los tiempos cambian y la pasión se vive de maneras diferentes. Entre hashtags, videos y tendencias, las redes sociales son un apéndice más del club, y por ahí vino la solución para este hincha desahuciado: “Lucas, buen día. ¿Cómo va? No sé cómo estarás con tu agenda hoy en Mar del plata, pero si tenes ganas, te esperamos en la Peña La Mitad más uno para mostrarte nuestra sede y charlar entre bosteros. Abrazo grande“, fue el mensaje de un tal “Julián”, a quien no conocía ni había escuchado nombrar jamás. Jugado por jugado, le conté de mi situación y de mi (no) entrada: “Creo que sobra una”, me respondió. Diez minutos después, el ticket ya estaba seguro. Y ese tal Julián se convirtió en el salvador del día.

Nobleza obliga, el contacto del club se esforzó y finalmente ofreció una platea descubierta, pero la chance de ir a popular y de agradecer en persona al ex desconocido solidario pesó más. Pasé por la peña, abracé a Julián ya como un amigo, charlamos un rato largo, me mostró la hermosa peña que mantienen en calle San Juan. Fui para la cancha a encontrarme con amigos de la Bombonera, se disfrutó de volver a seguir a Boca afuera y quien escribe mantuvo su invicto en MDQ con el empate. El domingo se aprovechó al 100% el sol, con playa y almuerzo en la costanera.

Esto es Boca. La excusa para ser feliz, para hacer un viaje, para ayudar o agradecerle a un desconocido con el que sólo te hermana la azul y oro, ni más ni menos. Reversionando una frase histórica, “para un bostero no hay nada mejor que otro bostero”. En la vida misma y hasta en Instagram.

Por @lucasg91

Luis Alejandro Velasco, imbatible náufrago del famoso relato de Gabriel García Márquez, alzaba su vista hasta el Cerro de la Popa y se entretenía identificando estrellas. ¿Cuántas noches, frente a esa misma elevación de la colonial y heroica Cartagena, Wilmar Enrique Barrios habrá soñado un futuro de futbolista profesional? ¿Cuántas veces, en esa humilde casa limítrofe con una zanja, le habrá dicho a su abuela Cilia que cuando él jugara en la Selección Colombia se mudarían a un barrio con servicios básicos y calles asfaltadas? ¿Y cuántas le habrá prometido que la invitaría a un restaurant elegante, con manteles de hilo, en lugar de ese carrito donde desde las 7AM fritan arepas y patacones, con bananas maduras y aplastadas?

Desde pequeño, Wilmar llamaba la atención de los habitantes del pobrísimo barrio La Candelaria porque se empeñaba en dominar cualquier balón entre las piedras y los pozos del poblado San Pablo, a unos ocho kilómetros de los lugares donde Cartagena luce playas de agua cálida, hoteles cinco estrellas y shoppings con marcas internacionales.

El siempre andaba con una pelota, nunca se le dio por la delincuencia. Por eso, cuando fue la vaina aquella del verano, yo estaba segura de que no había hecho nada malo. Esas mujeres sólo querían plata”, afirma Regina Miranda, antigua vecina del volante, muy informada de la realidad argentina, orgullosa de su bolsa tejida con una franja azul y otra amarilla.

RRFY1987

Aquí somos todos de Boca desde los tiempos de Córdoba, Bermúdez y Serna. Y mucho más ahora, con alguien como Wilmar en el equipo”, explica Luis Carlos Díaz, un fornido muchacho criado también en la zona y que trabaja de mozo en las playas de Bocagrande (mejor nombre no podía haber).
Luis Carlos calcula que el 30% de la población estable de Cartagena vive del turismo. Parece quedarse corto. En los balnearios un ejército ambulante ofrece gafas, bloqueadores solares, jugos de fruta, aceites de coco, muñecos inflables, pareos, fundas para celular, habanos, relojes, tatuajes, sombreros y excursiones a islas de arena blanca y palmeras grandes. No todos los vendedores son locales. Hay de Cuba, de Aruba -que no estaría tan bien como imaginaba el ex presidente de un club- y de Venezuela, tan interesados en vender chucherías como en difundir sus críticas a Nicolás Maduro.

También circulan unas negras feas, como han dado en denominarse: mulatas portentosas que dan masajes descontracturantes. La tarifa oficial, que incluye relax en pies, piernas y espalda, es de 50.000 pesos colombianos, unos 400 de los nuestros. Por ese mismo dinero se compra una aceptable réplica de la casaca que vestirá en Rusia la Tricolor de José Néstor Pekerman.

A diferencia de lo que pasa en Argentina, aquí la gente es más hincha de la Selección que de los clubes. Es raro que, fuera de un día de partido, veas a alguien con la camiseta de su equipo”, explica Juan Pablo Schwitzer, joven periodista que vivió seis meses en Buenos Aires y actualmente trabaja para la Federación Colombiana.

FQPS6049

En el postergado La Candelaria no se observan uniformes futboleros, aunque la temperatura (32° en invierno) obligue a usar mangas cortas desde la mañana hasta la noche.
“¿Y usted qué piensa, patrón? ¿Wilmar se irá a Europa?”, pregunta Regina. “Tal vez más adelante. En este momento Boca lo necesita”, se le responde, con más deseo que información.
Esa es la premisa: en cualquier cuadro con pretensiones hace falta uno que la haya peleado de muy abajo, uno que no haya tenido nada y hoy quiera ser dueño de todas las pelotas.

Por Marcelo Guerrero (@marce63guerrero).
Desde Cartagena