Especiales

Resultados en la gira

El mercado de pases genera otra paradoja en Boca. Hasta el cierre de la competencia oficial el club está obligado a ganar porque dispone de los mayores recursos económicos y humanos. Apenas concluye el calendario y al margen de la posición final, primero, segundo o tercero en este caso, los mismos que hablaban de la alta calificación del plantel empiezan a pedir refuerzos con la desesperación de un náufrago. 

El capítulo siguiente es conocido: demoras, tironeos, contraofertas, idas y vueltas, propios de cualquier negociación multimillonaria, se leen como un nuevo episodio de conflicto en una pretemporada que siempre recibe el azote de los vientos de crisis.

Las victorias ante América y Chivas nos recordaron, entre otras cosas, que hay valores juveniles interesantes como Marcelo Weigandt y Nicolás Capaldo, opciones de recambio o algo más para la 19/20. Si proyectos como ellos no tienen minutos, se instala otro reclamo: ¿por qué postergan siempre a los pibes? Y la queja viene de algunos que te rompen todos los días las redes con su histeria por la falta de refuerzos. 

La única incorporación ya testeada es Alexis Mac Allister. Aportó movilidad y pase, compromiso para recuperar y media distancia. Auspicioso: mientras su padre, el Colo Mac Allister, tardó casi ocho meses para marcar un gol, a él le bastó poco más de una hora para meter el primer grito.

*Carlos Javier Mac Allister fue defensor boquense entre 1992 y 1996 (dato para las nuevas generaciones).

Aprovechar los momentos

Ante América, Zárate convirtió dos goles viniendo desde el banco de suplentes. Cómo administrar la abundancia en algunos puestos del plantel.

El cuento de la buena pipa

La historia de Boca y Nike, una simbiosis con polémica y exposición: de los 20 millones de dólares de Mauricio Macri al comunicado del club llamando a una licitación.

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un cero trabajado

Boca mantuvo la valla invicta en La Paternal y dejó la serie abierta para la vuelta. Defender el arco propio, una premisa histórica del club. Escribe Marcelo Guerrero en #DePrimera.

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.