Especiales

Un Boca peleador

Por más que el último ecuatoriano en visitar la Bombonera haya convertido tres goles, la diferencia y el rendimiento en Quito, donde LDU llevaba nueve triunfos en fila por competiciones internacionales, permiten imaginar a Boca nuevamente en semifinales. Sería la décima vez que el club llega a esa instancia de la Libertadores en sus 15 intervenciones desde el 2000.

Algunos relativizarán este protagonismo. Otros plantearán que de nada sirve la estadística si no se conquista la séptima, esa obsesión que nubla el entendimiento. Y los más extremistas gritarán que Boca no solo debe salir campeón sino previamente eliminar a River.

También, por supuesto, habrá hinchas felices con esta versión de equipo peleador, concentrado, inteligente, efectivo. Algún mérito se le deberá reconocer al técnico. Armó un Boca distinto, en el que apenas repiten arquero y un central -en otra posición- respecto de los titulares del 2018.

El partido más importante es el próximo con Banfield. Vendrá la vuelta ante Liga y recién después tocará el clásico en Núñez, una piedra más en el camino.

Retomar la senda

Tras el traspié ante Almagro, Boca se recuperó con un tranquilo triunfo de local con Aldosivi y sumó otra valla invicta con Andrada. Ahora se viene la dura altura de Quito.

De Falcioni a Alfaro

Boca quedó afuera de la Copa Argentina y comienzan a verse críticas apresuradas como en 2011/12. Al equipo de Gustavo todavía le falta la firmeza de aquél.

De arco a arco

Boca se hace sólido atrás, suma posesión de pelota en el medio y de a poco empieza a acumular goles con los de arriba. #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Premio al esfuerzo

De la merecida ovación a Nández al paso a cuartos de un equipo sólido y ordenado. Es la 13° vez que Boca llega a esta instancia en las 15 Copas que jugó en este milenio.

De atrás para adelante

Boca sigue sin recibir goles a la espera de recuperar poder de fuego. Andrada y el ingreso de Salvio, buenas noticias del empate con suplentes ante Huracán. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Otro campeón mundial

De Rossi se suma a Boca con la Copa del Mundo de Italia: Burdisso y Tevez ya conquistaron el planeta con el club. El volante jerarquiza al plantel e ilusiona a la gente.